miércoles, 28 de diciembre de 2016

0

ADIÓS 2016: LO QUE LAS TELENOVELAS SE LLEVO


Cuantas cosas han pasado este 2016 que sería imposible resumirlo todo en una sola entrada, pero al menos vale el intento y a continuación un breve resumen de lo que Las telenovelas se llevó, ya con esto solo me falta los próximos estrenos del año  para cerrar el año. Obviamente como este blog es personal y critica sobre todo lo que he visto la mayoría de nombres se repetirán en más de una ocasión lo mismo que las telenovelas. No he querido obviar las producciones nacionales y por ahí hay alguna mención, mientras que en esta lista quedara bien clara mi opinión de los estrenos de este año; por último, aprovecho para agradecer por el primer año del blog el cual los invito a entrar al siguiente enlace donde comente mis experiencias desde que inicie y las expectativas para el próximo año que está a la vuelta de la esquina.

LA TELENOVELA: PUENTES DE AMOR. La primera telenovela filipina emitida en el Perú y Latinoamérica. Historia del eterno triángulo amoroso que enfrenta a dos hermanos por una misma mujer. Producción moderada, bien sostenida, interesante, que, a pesar de lo “gris” de la protagonista, los buenos protagónicos de Jericho Rosales y Paulo Avelino compensaron la telenovela. Demostrando que el final de la clásica boda aun funciona como cierre, solo, cuando la historia previa es buena.

EL ACTOR: JERICHO ROSALES en “Puentes de Amor”. Un actor sin poses, el personaje acompaño las mejores escenas e hizo suyos los momentos más románticos de la telenovela. Junto con una gran química con el resto del elenco. Gran descubrimiento internacional.

LA ACTRIZ: MALU MADER en “Fuerzadel deseo”. Fuerza interpretativa sumado a la belleza de la actriz que resalto por la caracterización del personaje.

LA PAREJA: Gael y Mía de “Puentes de Amor”. Aunque su amor termino frustrado logro mantener la tensión romántica hasta buena parte de la telenovela.

LA DIOSA: Angelique Boyer en “Tres veces Ana”. Imposible no mencionarla en un resumen de fin de año. Esta oportunidad la tuvimos (y gozamos) por partida triple. Hace mucho que se consolido como actriz y en esta telenovela lo sigue confirmando.

LA VIEJA BRUJA: Nathalia Thimber en “Fuerza del deseo”. Por más ganas de ahorcarla por todas sus intrigas terminas adorándola por sus maldades maquiavélicas. Ella hizo la telenovela.

LA SEÑORA: Maria Sorte en “Misegunda Madre”. Un papel que exploto su oficio como la buena actriz que es y ojala algún día regrese.

LA TREPADORA: Ilse Salas en “El hotel de los Secretos”. La ambición la llevo a vender a  uno de sus hijos. Típico personaje malicioso que no tiene techo.

EL SEÑORON: Reginaldo Faria en “Fuerza del deseo”. Presencia escénica a más no poder.

LA SONRISA: La abogada de “Puentes de Amor”. Era la simpatía andando.

EL HIPOCONDRIACO: Paulo Betti en “Fuerza del deseo“.

EL PRIMER ACTOR: Luis Couturier. Como los buenos actores solo se dedicó actuar.

LA PRIMERA ACTRIZ: Daniela Romo. La contraparte de Luis Couturier, además de que mantuvo un tono más moderado que su compañera de elenco (y generacional) Diana Bracho.

LA ENTRADA: Liberdade, liberdade, abra as asas sobre nós de “Lado a Lado”, los brasileños casi nunca fallan y menos cuando hacen telenovelas de época.

LA INCIDENTAL: “Las tierras del Barón” de “Fuerza del deseo”, música para mis oídos.

LA NIÑA POPIS: Sofía Castro, con cada papel que interpreta debe agradecer ser hija de un productor y rezar para que el talento de la madre algún día aparezca.

EL METICHE: Juan Osorio. Fue por lana y salió trasquilado o mejor dicho trasquilo a su protagonista, Betty Monroe. Una lección de que si eres productor no quieras ser escritor.

LA WTF: Las telenovelas de “Del barrio Producciones”. Las dos que se estrenaron este año siguen teniendo el cartón de “La reina de las carretillas” y el argumento de “Mi amor el wachiman”.

LA TERCA: Michelle Alexander. Sus telenovelas son una mierda.

LA SACRIFICADA: Betty Monroe en “Sueño de Amor”. A veces la desesperación hace tomar malas decisiones. Al final terminó perdiendo el pelo, el protagónico y, lo peor, la dignidad como profesional.

LA USURPADORA: Marjorie de Sousa. Le robo el protagónico a Betty Monroe, incluso, siendo mala actriz. Cosas que solo pasan en Televisa.

LA ESCENA: “SE ROBO MI VIDA”. El viejo abuelo, enfermo del corazón, cae al suelo de un empujón y muere en el acto. Entre rayos y centellas es enterrado en la casa de su nieta sin confesarle la verdad. Escena de culebrón cien por ciento.

LA PEOR ESCENA: El primer congosto de los protagonistas de “BRUSKO”. Hasta dos piedras tendrían más pasión en comparación.            

LA INNECESARIA: el remake de “Simplemente María”. Además de dar de tragar a todo un elenco, no aporto nada.

EL CHIRRIANTE: Jesús Ochoa en “El hotel de los Secretos”. Ya no se le puede tomar en serio.

LA SORPRESA: Thelma Madrigal en “Corazón que Miente”. Nunca ha sido de mis favoritas pero esta ocasión demostró que es actriz. Además que me gusto su “look”.

EL REMAKE: “CORAZON QUE MIENTE”. Mapat viene realizando producciones mediocres pero esta vez le salió lo más decente de la primera mitad de año de Televisa. Y lo más importante es que nunca dejo de ser telenovela.

LA TURCA: “Rosa Negra”. Culebrón como pocos, en un horario vespertino logro  mantener su público enganchado hasta el final, larga y, aun así, nunca perdió el ritmo.

El mejor doblaje: La turca "El precio del amor".

El peor doblaje: La turca "Elif".

LA QUIERO PERO NO PUEDO: “El hotel de los Secretos”. Lamentablemente, no me convenció; con protagónicos flojos, secundarios irregulares y sobre todo una puesta en escena pobre. Una pena porque fue lo único actual de televisa que vi este año.

LA PALOMA: “BRUSKO”. Al igual que en Chile paso sin pena ni gloria, los del cuatro la arrinconaron pasada la medianoche y solo siguió bajando de rating.

EL ESTRENO: La turca “Se robó mi vida”. Ligera en su trama e interesante en su desarrollo. A pesar de que una de las protagonistas parece más tuneada de lo conveniente.

EL PEOR ESTRENO: La colombiana “SIN SENOS SI HAY PARAISO”. Nunca en una telenovela las siliconas fueron tan importantes como en esta porquería.

EL REGRESO: Lisset Morelos en “Uncamino hacia el destino”. Lo hizo bien.

EL DEBUT: Irina Baeva. La chica es guapa y supo aprovecharlo. ¿Talento?...

EL MAL DEBUT: Maju Mantilla, como actriz es buena conductora de tv.

LA PEOR VESTIDA: Angelique Boyer en su personaje de Ana Leticia en "Tres Veces Ana"

LA MAL VESTIDA: La Mamacha en la telenovela "Mis tres Marias". Un horror.

LOS QUE TUVIERON MEJORES EPOCAS: Los actores Rubén Rojo y Alejandro Tommasi.

LOS QUE NO CAMBIAN, NI CAMBIARAN: Jorge Poza, Diana Bracho y Dominika Paleta en “El hotel de los Secretos”. El primero, insoportable en sus poses; la segunda, siempre de malas; mientras que la última, tan histérica que parecía mala actriz. ¿Hasta cuándo los voy a ver en los mismos papeles?

LAS CHICAS SELFIE: Las tres protagonistas de “Las Amazonas”. Tan falsas en sus actuaciones como cuando montaban a caballo.

LAS BUENAS QUINCERAÑERAS: Anahí y Ana Lawyeska en "Primer amor".

LAS MALAS QUINCEAÑERAS: Las protagonistas de ”Ven, baila quinceañera”. Una porquería de inicio a fin, propio de quienes hacen “Esto es guerra”.

LOS QUE YA NO SE ACUERDAN QUE SON ACTORES: Ismael LaRosa, Virna Flores, Roxana Fernandez Maldonado y Bernie Paz. Una pena. Los tres en los noventa eran producto de exportación pero, lamentablemente, las televisoras extranjeras prescindieron de ellos. Ahora, prácticamente, se recursean en la tv nacional o se conforman con cualquier papel que caiga del cielo.

EL (AUTO)RETIRADO: Cristian Meier. Por ahí escuche que ya no quiere hacer más telenovelas. Yo creo que desde su paso por Televisa son las telenovelas las que no quieren tenerlo a él, al menos de protagonista.

jueves, 22 de diciembre de 2016

0

TELESERIE "EL PRECIO DEL AMOR'' (Gold Film 2013) - CRITICA. Se ve bien


Finalmente no fue el lunes, ni a las 8:30 de la noche; sino un martes, a las 5 de la tarde. Con la protagonista de Feriha, mejor porque decir Hazal Kaya, el nombre de pila de la actriz, nos sonaría extrañísimo. Y si hablamos de un gancho publicitario es la comparación al dilema moral de la protagonista de “Las mil y una noches” y ver ese otro lado de una mujer que sacrifico (su cuerpo) por amor a su hijo.

Mérito de Latina estrenar una producción que técnicamente no tiene nada reprochable, al contrario pocas veces vemos esos fondos tan azulísimos en el cielo turco. Es una producción actual, que al contrario de ''Elif'' no luce acartonada ni con colores tan gastados. Las tomas aéreas son maravillosas, se luce esas locaciones como el campo de golf, mientras que vemos un par de recorridos efectivos por lo que supongo serán interiores, y si no, ¡no quiero imaginar lo que cuesta esta producción!. En resumen: es una producción de prime time.

Pero también es una producción de temática juvenil, y se nota en la presentación de los protagónicos. La barba del galán lo traiciona pronto, y el amor al primer choque con la ''chica buena'' esta no dejara de pensar en él. Pff. La historia tiembla un poco por el lado del culebrón, lo digo porque lo de una mujer (turca o no) ambiciosa lo hemos visto siempre, trillado a estas alturas y más cuando una hora después con ''Se robó mi vida'' vemos una premisa más o menos parecido, o al menos es el dinero y la clase social, otra vez, la mayor diferencia entre los personajes. Pero claro siempre reconoceré que al igual que en "Feriha" las telenovelas turcas de este tipo siempre saben sostener el hilo lo máximo posible para que no termine rompiendose con el publico que las sigue.

Por eso puede que la enfermedad sea un recurso cliché, propio de aquellos personajes dibujados con ''villagonicos'' que no pueden ser ambiciosos porque si, sino porque se ''justifica'' de alguna manera u otra. Siempre habrá una línea de guion que desvela la naturaleza de la protagonista, y aquí aparece cuando le reclama al novio por su conformismo. El triángulo lo completa Selenia, la chica rica... y enferma, y es ahí cuando se vuelve un culebrón cien por cien. Y además, puede ser más interesante ver a un hombre manipulado por la ambición de la novia, a ver una mujer tipo ''Teresa''.

 p.d. ¿qué tan facil es ser profesor de natación en un exclusivo club, o en Turquía basta con andar en moto y tener barba?

sábado, 10 de diciembre de 2016

6

TELESERIE ''VBQ Todo por la fama'' (ProTV y América Producciones 2016) - CRITICA. La rosa de Guadalupe


Con el éxito del verano pasado, la confirmación de la segunda temporada de la serie en formato teleserie por temporadas no tendría que ser sorpresa. Siendo la misma casa televisiva de bodrios del tipo “Mi amor el wachiman”, el horario de las ocho de la noche se acomoda para los planes del canal de Santa Beatriz de cara a lo que será el próximo año ahora que termino “Al fondo hay Sitio”. Si por rating nos dejamos llevar la telenovela se encamina en automático, casi como cualquier capítulo de La rosa de Guadalupe.

“VBQ, Todo por la fama” es más de lo mismo, o para el caso peor. Las actuaciones juveniles sigue cayéndose por verdes, lo más criticable es que el rumbo del guion encasilla a cada una en conflictos vacíos y superficiales. Chequemos lo que les pasa en esta temporada: 

- La rica, fugada con el chico pobre, tendrá que pasar penurias económicas del tipo vender cebiche en la playa.  Si bien es cierto es un conflicto puramente romántico, la pareja se idealiza de una manera tan cursi que da asco. Si nos fijamos el conflicto es el mismo de la pareja Fernanda y Joel en Al fondo hay sitio siete años antes, y que se repite en las tardes en el mismo canal.

- La otra chica descubre que su violador es hermano de su enamorado, las escenas solo atinan a sobre cargarla y que la constante sea la amenaza. La idea no es mala, lamentablemente la ejecución no convence porque es más creíble decir la verdad a aguantar tremendo tormento. Claro que dentro de la ficción tiene que funcionar para tener una víctima, y a la vez un villano. 

- Por último, la pobre y a la vez chica negra, será la más maltratada de la historia y ahora esta invalida... por una caída de escaleras. Es curioso que mientras la familia rica se jala de los pelos por la fuga de la hija, en la familia pobre no genere mayor discusión. 

Lo malo de la ficción, aparte de su acartonamiento, es lo pobre que se siente argumentalmente, como si mamaran de los capítulos de La rosa de Guadalupe los escritores en la primera temporada apelaron a que la fiesta de quinceaños sea una meta para tres jóvenes. Las tres son estereotipos y ninguna tiene un conflicto fuera del que se espera o el mismo que hayamos visto desde quinceañera de televisa o los que vemos constantemente en el unitario mexicano, de ahí el recurso de la violación o del mecánico que por poco y le ponen "Pancho". Esta temporada la invalidez de una quinceañera bien podría ser la herencia que dejo "Maria la del barrio" con la mítica, y maldita,... lisiada.

Si viéramos mas allá, la telenovela en su primera temporada no alcanza otro ángulo como el esfuerzo personal o siquiera aspiracional, sino nos llena de madres que falsean documentos, otras que viven en el siglo pasado o por ultimo un realitie, tan de moda en estos tiempos.

La continuación no dista mucho. Sería más práctico pensar que las quinceañeras pasaran por problemas adolescentes como la identidad sexual, conflictos raciales y/o sociales o eventos modernos como la amenaza de las redes sociales y los contenidos virales, temas que me hagan pensar que estamos en otro momento y en donde la televisión ya no puede ser como un capitulo de la rosa de Guadalupe con paraliticas y conflictos amorosos de clases sociales.  

martes, 6 de diciembre de 2016

6

TELENOVELA ''LA DOÑA'' (Arcos Comunicaciones 2016) - CRITICA. Enajenada


Si hay mérito de llevar el texto de Rómulo Gallegos a la pantalla chica es que se puede desarrollar, y a la vez hacer creíble, dentro de ese ruralismo donde se mueven sus personajes. Por ejemplo con el caso de la brujería, o el propio mito de "La doña". entonces, mudarlos del campo a la ciudad donde la urbe de la ciudad mexicana se introduce a punta de edificios y construcciones y en donde Aracely Arambula, ''La Doña'', mira desde lo más alto y apunta directamente a la vecindad que quiere derrumbar es un what the fuck desde el inicio.

Lo que iremos viendo es una producción de Telemundo cien por cien. Esta vez no se trata de Edith González, sino Aracely Arambula. No hay caballos ni baños en el rió, pero la presentación de la actriz basta y sobra para darnos cuenta que tamaño escote no es gratuito, es más, hasta me atrevería a decir que por la interpretación Aracely Arambula se cree mejor actriz por llevar escote y hacerse respetar a la vez. Claro que para ser la dueña de una empresa tendría que empezar a vestir mejor ¿o no?.

Otro cliché será el desarrollo del sexo desde el arranque, y es que la responsable del estereotipo ''latino'' en estados unidos, hará que dos de sus personajes se vayan desvistiendo lo que terminara en una escena de cama como otras tantas veces hemos visto. Y si de escenas hablamos, ninguna como la referencia sadomasoquista de la personalidad de ''la doña''. Lo más resaltante de estas secuencias es que se nos muestran paralelas. Y si algo llama la atención es la posición dominante y la frigidez de ''la dona''. De ahí también sacamos el ''¿ya terminaste?'', una línea sencilla pero que nunca se escucha en telenovelas teniendo en cuenta a lo que se refiere.

Argos pone esfuerzo en las escenas finales donde se celebra la presentación del marido de la dona. El ambiente es magnífico y esta vez el vestuario de la dona no desentona. Todo lo contrario a la vecindad como locación alternativa que es la de ''así en el barrio como en el cielo''. Mientras es curioso ver cómo, en La Candidata, Rafael Sánchez Navarro es un señor gobernador mientras aquí se conforma como dueño de vecindad. Telemundo siempre venderá esa lucha idealista entre pobre y rico, y aquí no es la excepción.

El tema de la violación es confuso, entendemos el odio a los hombres por esa razón, pero a la vez ''la dona'' usa el sexo como arma de dominio femenino. Entonces más que un personaje femenino inteligente ''la doña'' de Aracely Arambula no deja de ser otra protagonista de Telemundo sexista que necesita mostrar la espalda desnuda y que necesita un hombre que la domine. Tanto así que el dialogo final, y por ende, el slogan de la telenovela podría ser cuando alecciona a la sobrina de como son los hombres ''a los hombres tienes que usarlos, sino serán ellos los que te usen''. Yo digo que se ve demasiado enajenada.

viernes, 2 de diciembre de 2016

6

TELESERIE ''LA VIDA AMARGA'' (Sinegraf 2005). Tan pobres que toman sopa de frejoles


Debe ser difícil para américa tv bajar dos puntos de rating y morir de la vergüenza a tal punto de reprogramar todos tus horarios. Claro dices que tu programa de espectáculos entra en reestructuración, aunque la verdad es que las regias de Maju mantilla y Sofía franco no pudieron con los carroñeros de amor amor amor, y al final el próximo año vuelves con otro nombre pero con el mismo formato o sea la misma chola solo con distinta pollera, mientras colocas una telenovela turca en reemplazo a ver qué pasa. Con estos antecedentes interrumpe la vida amarga, otra de las tantas turcas que con regular promoción, - ya sabemos, de ante mano, que se tratara de una muchacha que pierde su virginidad y se avergüenza tapándose con la sabana blanquísima de hostal de lujo-, tratara de hacerles olvidar el fracaso de este año. 

Como buena telenovela nos pone en situación tratando de dibujar a los personajes y su forma de vida. Lo importante es conocer a las dos familias, porque en las turcas siempre serán dos, una rica y otra pobre, tanto que le hacen fuchi a la sopa de frejoles que sirven en la mesa. Una vez conocida la situación económica la telenovela va fluyendo como de costumbre; encontramos a la protagonista, una inconforme con la vida; por el otro lado, el protagonista es un don juan turco; el tercero, será el novio de la protagonista que no le alcanza los centavos tanto que llevara a la novia a vivir en lo más parecido a una quinta del centro de lima. Por lo demás están los padres, hermanos y etc. los ricos son superficiales y los pobres pasan las de caín con el padre cotoso y una madre que casi, casi le insinúa a la hija que se prostituya para que no termine como ella. ¡Por Ala!

El manual de las telenovelas turcas indica que los diálogos siempre se dejaran llevar por frases como ''como me gustaría ser bonita para conseguir un novio'' o ''que culpa tengo si las mujeres se me ofrecen'' o "no esta mal, tiene una belleza exotica...". Los turcos tienen la cualidad de crear un buen primer encuentro, sin miradas largas ni situaciones forzosas. Mientras en las escenas no puede faltar las tomas continuas en primer plano al rostro de los protagónicos una y otra vez mientras escuchamos alguna partitura estridente de fondo y que nos indica cierta tensión en una escena clave. En este caso se usara el recurso, el cual me gusta, cuando el novio descubre bajando del coche de su jefe a la protagonista, y nosotros vemos como se desangra la mano al apretar una rosa blanca con espinas. Que dramatismo...!

El mensaje de la telenovela está escondido en los gestos machistas del novio de la protagonista algo parecido al Mustafa de ¿qué culpa tiene Fatmagul?. La propia telenovela conserva un ritmo regular, aunque la premisa es forzada se ve mejor que Gumus, pero no tan actual como los estrenos turcos de latina que emite por las noches. La protagonista es delicada, conserva el virtuosismo, y a la vez, tiene ambiciones. El triángulo es más parecido al de la Teresa mexicana que al que vimos en Amor Prohibido. Por lo que se ve no llegara a límites extremos como Sila, y el encuentro ''casual'' es más parecido al que vimos en Brusko. Si algo chirria es lo de siempre con el doblaje de la protagonista con esa voz tan ¿"turca"?. El romance no tiene nada que ver con el de Las mil y una noches y sobre todo hay un tono machista en la telenovela que no se puede negar, que ya sea por rechazo social o religión arcaica el tema de la virginidad somete a la protagonista a una vida amarga, o quizás no.

martes, 29 de noviembre de 2016

11

TELESERIE ''LA CANDIDATA'' (TELEVISA 2016) - CRITICA. Que decepción


Sin poder asegurarlo los guionistas de ''La Candidata'', reciente producción de Giselle González (''Yo no creo en los hombres''), han visto más de un capítulo de The Good Wife. Supongo, porque el conflicto de la producción mexicana es el mismo de la serie americana, y la premisa es casi de manual - una mujer en un mundo de hombres - lamentablemente la mexicana opta por algo más al uso, sus principales figuras inician escenas con un discurso políticamente correcto para la televisión, y a partir de entonces la telenovela corta o serie larga o defínale como les guste, no se cansa de introducirnos a medio elenco; lo peor, es que el recorrido del primer capítulo no termina de enfocar a la protagonista, sino que da vueltas en círculo sobre lo que pareciera lo más importante en la historia: la muerte de la prostituta, y amante, del hijo.

El problema de ''La Candidata'' es el mal perfil del personaje central. Sabemos, a priori, que es senadora, pero no nos enteremos cuál es su verdadera profesión y que méritos hizo para ocupar dicho cargo. Lo mismo sucede con que tropieza con un error que en la política real es muy difícil de encontrar, y me refiero al conflicto de intereses que puede generar que la esposa de un gobernador ocupe un lugar en el senado. Si de política hablamos lo más seguro es que en campaña hubiera sido un punto en contra, sino fijémonos en la actualidad con el caso de nuestra ex primerísima dama, Nadine Heredia. Ya para cerrar la idea ¿no hubiera sido mejor para los guionistas, y más interesante para el público, construir una carrera política de una mujer partiendo desde cero, y no desde el cargo de senadora?.

En fin, por lo demás la producción pretende ser atrevida, coincidencias, al igual que la protagonista de The good wife, el personaje de Silvia Navarro tiene un romance frustrado con su homólogo en el senado, interpretado por Víctor Gonzalez a lo cual preguntaríamos que político en el mundo tiene la "carita" del señor. Siguiendo, su marido es infiel, y se contagia de ''una infección sexual'' de la cual tendríamos que adivinar cuál sería dentro de las enesimas posibilidades que existen. Mientras que el drama con el hijo... es de cualquier capitulo de La rosa de Guadalupe. Encontramos cierta insinuación al lesbianismo. Y el tema sexual está presente, incluso, en sexagenarias como Helena Rojo.

Sobre la  política todo es más superficial, y ese es el mayor fallo de la producción que al vendérnosla como una serie política debes evitar escenas tipo el  marido abre la puerta y encuentra a la mujer en la cama con otro. Y no es la primera ficción mexicana en tocar el tema, ya antes lo hizo ''Nada Personal'' donde la figura del político corrupto y asesino estaba enmarcada por un velo de misterio y bajo las sombras, como casi siempre actúan. En cambio aquí todo se limita al dialogo de echarse la culpa uno a otro, y que ambos se defiendan con la misma línea: ''¿en verdad me crees capaz...?''. ¿Y Silvia Navarro? es buena actriz, y todo lo hace "bien". Por el resto, ¡que decepción!

sábado, 26 de noviembre de 2016

1

TELENOVELA “MAR DE AMOR” (TELEVISA 2009) – CRITICA. Un mamarracho salido del mar


Como parte de la alianza que tiene con américa televisión el último viernes atv ''estreno'' la producción mexicana de televisa ''Mar de Amor'', que en su momento paso por horario estelar sin pena ni gloria. Dentro de esa vorágine de malas producciones, y decisiones, la retransmisión de esta telenovela solo se justificaría con la principal, y única razón, de cómo la promociona: ''... la telenovela protagonizada por Mario Cimarro, el galán de ''pasión de gavilanes''...''

Fuera del factor ''Cimarro'' esta telenovela se acomoda perfectamente al molde mexicano de mamarracho entretenido. En un sin fin de injustificados artificios nos encontramos, por enésima vez, con la muchacha pobre cuyo destino será interrumpido por una avioneta que por poco le cae encima. Como buena telenovela mexicana el primer capítulo estará lleno de truenos y centellas, literalmente, donde una tempestad tratara de poner la cuota de acción. La curiosidad de la telenovela está en su estructura natural, y es que, difícilmente, podremos encontrar escenarios tan distantes, en teoría, pero a la vez fáciles de conectar. La propia mansión está ubicada en una peligrosa ubicación, mientras lo recurrente será una especie de precariedad pero llevada a los límites del mar. El oficio es la pesca, mientras que los intereses de los villanos será la construcción de un hotel de lujo aparte de matar, constantemente, a la protagonista.

En “Mar de Amor” la protagonista, por poco, recuerda a MariMar, solo faltaría un perro que hable y que se llame ''pulgoso''. El inicio de los protagonistas, la tempestad o la desaparición de la amante del protagonista recuerdan a "Gata Salvaje". Mientras que no faltara los clichés mexicanos como la loca de la zona o el millonario alcohólico. La telenovela se sazona con escenas de cama o con las guerras de ''siliconas'' de Ninel Conde y Mariana Seoane, incluso, en una vulgar pelea de barro. Y el efectismo mexicano hará que los personajes secundarios sufran violaciones o vayan a la cárcel. En uno de los momentos clímax de la telenovela la protagonista será encarcelada ¿adivinen? por un crimen que no cometió. Para eso la argucia será la muerte de un personaje que, previamente, recibirá la visita de medio elenco como para jugar con el espectador. Y en una genialidad de guion el villano ''león'' morirá encerrado con otro león. ¡Aplausos!

En su defensa, si bien es cierto la telenovela no brilla por su originalidad, resulta agradable por momentos. La producción entendió que la pareja rendía mejor separada que junta. Las actuaciones son las que son, con una Zuria Vega primeriza y con poco encanto (igual que en la actualidad), y un Mario Cimarro siendo el mismo tronco tanto en lo físico como en lo actoral. Como es una historia adaptada, pero rosa al fin, está permitido el calvario de la protagonista. Un poco de surrealismo no viene mal y por eso tuvimos una Ninel Conde misma sirena. Lo innegable es que de aquí salió el molde para las siguientes producciones de Nathalie Lartilleux: con la misma forma de ponchar la cámara, con el mismo tipo de narración, las misma musicalización, con personajes iguales y tramas rosas. 

"Corazón Indomable", "LaGata", y la reciente, "Un camino hacia al destino" todas son un poco más de lo mismo e, incomprensiblemente, exitosas. Es con "Mar de Amor" que la productora hizo escuela, pero al final, esta telenovela será más recordada por la salida de Mario Cimarro, dicen, por peleas con la productora y parte del elenco.

jueves, 17 de noviembre de 2016

0

TELESERIE “EL HOTEL DE LOS SECRETOS” (TELEVISA 2016) – Critica final. Producción mediocre


Como manda el manual la producción de época termino cerrando con un juicio, donde reunió a perro, pericote y gato en un farsa donde cada uno hacia sus propias acusaciones unos a otros. La producción no pudo poner mejor empeño en los decorados, como desde el inicio la puesta en escena se vio como cartón frió e inflamable. Y como en la mayor parte de la historia fue el detective, interpretado por un chisposo Jesús Ochoa, quien se robó el show. El mejor apoyo de la historia es que el final llega casi por inercia, con los personajes malvados pagando y los protagónicos siendo presa fácil del cansancio literario de los guionistas llevándolos a una falsa despedida, antes, una breve escena en la cama, para finalmente, el reencuentro con beso cerrando con una toma abierta de la fachada (digital) del gran hotel.

Sería justo mencionar los puntos buenos de la historia, que dentro de su trama central confusa, aquella que quería contar una historia de los de arriba y los de abajo, con una dosis de thriller oscuro, encerró una propia telenovela de aventurillas tragicómicas. Unas mejores que otras. El personaje de Felipe (Pablo Cruz Guerrero) termina aportando los temas relacionados a la identidad sexual, la frustración sexual de una mujer madura  casada, y cierta sugerencia a la homosexualidad, sin embargo, la mayor parte se desinfla por la mala dirección y el mal casting, como el de Sofía Castro. Con Sofía (Dominika Paleta) el caso es parecido, la actriz no encuentra un espacio propio y solo se limita a ser la loca histerica del reparto, aun así, el encuentro intimo con un falso sacerdote logra darle a la producción el mérito de ser transgresor con el tema religioso. Mal llevado su tema marital y su frustración maternal. Vemos que el guion pretende crear un discurso feminista apoyado en varias escenas y en personajes adelantados a la época como la amiga doctora de la protagonista o una mujer que se viste de bandido. El caso de las prostitutas y el de la relación sexual forzada a la que se ven sometidas las mujeres de la época son detalles que se tocaron superficialmente. El sadomasoquismo en el villano, así como la influencia materna tuvo ciertos momentos interesantes. La mayor consigna de la adaptación fue contextualizarla con su historia, y hacerla ver lo más mexicana posible. Dejando las tramas fallidas a la venganza/justicia del protagonista y la del personaje interpretado por Juan Ferrara.


A nivel técnico la producción se vio limitada, encontré ciertas tomas en primer plano mejores a la hora de enfocar la mirada asesina de Jorge Poza, unas tomas abiertas con caballos en el rescate de Felipe y por momentos la cámara seguía el movimiento de los personajes, sobre todo, cuando las escenas se dan en la parte de la servidumbre. La introducción se escuchó mejor de lo que se vio. El otro problema de la producción fue la saturación de la pantalla verde, haciendo de escenas como la del suicidio en el acantilado de Belén una cutres para morirse. No se ve un buen trabajo en cuanto a modales o lenguaje para hacer más creíble la historia, salvo ciertas posturas con las manos una atrás y la otra adelante que siempre tenía el personaje de Jorge Poza, y lo que más se escuchaba era el “pero madre…” con un tono más formal al de estos tiempos. 

En cuanto al reparto seré breve, se agradece la participación de Claudia Ramírez, y en especial, el rol secundario de Eduardo España, un actor que nunca será protagonista de su propia historia, pero siempre luce efectivo como pareja cómica. Muy bien los roles juveniles en los personajes de Jacinto (Joshua Gutiérrez) y Violeta (Arantza Ruiz). Torpe la participación de Moisés Arizmendi con motivaciones parecidas al que hizo en “El color de la pasión”, incluso con el conflicto con el hijo. Del resto ya escribí en LA PREGUNTA: ¿Vale la pena ver dos horas seguidas “El hotel de los Secretos”? 

Fue difícil sostener la trama principal sobre el asesino del cuchillo de oro, es más, no pudo hacerla atractiva ya que la forma en como estaba pensada la teleserie tenía que hacer lento el misterio para que en el tramo final llenarnos de pista tras pista, hubo una disociación casi facilista por parte de los guionistas que siempre encontraba la solución del enigma de una manera poco convincente. El trabajo en cuanto a las muertes fue igual de irregular, tanto como la decepcionante forma en como descubrieron al asesino o mejor dicho como el asesino se descubre así mismo. Fuera de este aspecto lo que termina sosteniendo la última semana es un pobre tira y afloja de los personajes como el ascenso social del hijo bastardo y la revancha de la sirvienta. De ahí en adelante se fuerza una pugna familiar por el control del hotel. Y llegado a al final todo se cierra con descubrir el “secreto” de la muerte del padre.

Las acusaciones de la hija mayor llevan a juicio a la madre, lamentablemente, lo mal rodada de esta escena con el veintiunico recurso del flashback recursivo y la pobre interpretación de los interrogados termina desinflando la que debería haber sido el clímax de la historia. Sentada en banquillo, Diana Bracho, sufre el desgaste del personaje mientras que su contrincante, Daniela Romo, se esfuerza en dar un discurso al amor entre patrón y sirvienta. Lo malo del juicio es que la verdad llega por una confesión de último momento, dejando a todo lo visto anteriormente como una pantomima. La escena de la muerte de Diego pasa por un lapsus espacio temporal donde vemos pasar muchas cosas una tras otra. En su defensa en toda ficción la maldad debe terminar pagando de cierta forma, lo que no se perdona es lo trillado de las cárceles o muertes como desenlace final a los villanos Cuando se da la escena del desempolvamiento de los muebles, la idea no es mala, y sirve como metáfora a la nueva etapa del hotel. El beso final de los protagónicos, previo un par de diálogos edulcorados, la termina de convertir en cualquier telenovela.


Televisa ha apostado por producciones más cortas y con mejor calidad, como si lo uno reemplazara a lo otro; en este cambio, “El hotel de los Secretos”, tiene el dudoso mérito de ser la primera producción con este cambio de formato. Es cierto que comparando a producciones que han llegado al Perú o que he podido ver por la señal internacional el cambio es favorable, y es esta una alternativa atractiva, en teoría, porque toca temas de telenovela clásica a diferencia de producciones posteriores como "Yago" o "Mujeres de negro". Si se la tratara de vender como serie el resultado sería negativo, quizás, esa fue la primera intensión, y se nota claramente cuando la primer parte termina cerrando con una especia de cliffhanger donde Belén descubre el secreto de la familia Alarcón. Después de eso la producción pareciera que se echó para atrás y decidieron seguir por un formato más línea para venderla tal como cualquier otra telenovela.

Aun así, el paso de la producción por america televisión fue decepcionante mucho más si tenemos en cuenta que estuvo en un horario displicente donde la competencia tiene cuatro horas seguidas de su programa de espectáculos, saliendo a la primera semana de emisión. Su primer periplo por los Estados Unidos, tampoco fue el mejor. Y su llegada a México fue igual de decepcionante, por lo que he leído. Todo esto en cuanto a audiencia. Por otro lado, si tuviera que describirla como producción solo se me ocurriría la palabra mediocre. 

sábado, 12 de noviembre de 2016

3

TELESERIE “EL REGRESO DE LUCAS” (America-Telefe 2016) – CRITICA. Drama de ricos y blancos, no es drama de peruanos


¿Qué peruano se puede identificar físicamente con algún personaje de la nueva producción de américa televisión?. ¿Que dé común tiene conmigo un blanquiñoso serferito, o una chibola pitucasa?. ¿Quién se puede creer que “Lucas” es el joven peruano promedio, cuyo actor es argentino y habla como español? ¿Cuántos “Lucas” conoces?. ¿Qué sentido tiene tener una actriz desconocida por su nombre, y solo recordada por ser “Betty, la fea”?. ¿Cuantas personas que se pierden el Perú son capaces de movilizar a media policía, incluido helicóptero?. Estoy seguro que si me pierdo, mi foto, a las justas, sale en el recibo de luz. ¿Cuantos tenemos un televisor 4K?.

El regreso de Lucas, es una historia superficial, pretenciosa, densa, un drama que quiere ser melodrama pero que a la vez se vuelve thriller cuando, mismo fantasma, aparece el hijo perdido hace veinte años. ¿Porque siempre tiene que ser veinte años?. El guion se diluye en personajes ricos, pero atormentados. Pero el problema no es eso, sino que son ricos con problemas de pobres. Su drama intrafamiliar es cliché: el esposo insensible, la madre obsesiva y los hijos problemáticos. Lo mismo pasa con el formato, tratando de sostener el capitulo en base a un hilo conductor fuera de la convencional telenovela que se hace larga e intrascendente en comparación a cada cierre de los tres primeros capítulos, por lo visto. Es, en consecuencia, la aparición del hijo... ¿abriendo la puerta?, el conflicto que genera, y la prueba de ADN argucias que se remastican, siempre buscando tensión, hasta el final de cada capitulo. 

Salvador del Solar, es el jefe de familia que ya pinta canas, mientras que su actuación es casi por inercia. La actriz colombiana necesita convencerse a sí misma ¡¡¡llorando!!! desde la primera toma. Mientras que el elenco juvenil de la historia son modelos de Saga Falabella. Son pocos los personajes que refuerzan la historia salvo apariciones esporádicas de actores poco efectivos al cara del publico popular como Fabrizio Aguilar. A eso se le suma Diego Bertie que dobletea una hora antes en "Al fondo hay sitio". 

La co- producción peruano argentina se pierde entre esos breves instantes que vemos la costa verde o las playas miraflorinas, como si no fueran recursivas tomas de algún capitulo de "Al fondo hay sitio" o de las producciones mediocres de Michelle Alexander. Después de todo, para los señores, una serie de calidad es tener un par de rallas horizontales negras, pantallas virtuales de tabletas.   

viernes, 11 de noviembre de 2016

0

TELESERIE "ROSARIO TIJERAS" (Tv Azteca 2016) - CRITICA. Mejor colombiana que mexicana


Si me preguntas cual es la mayor diferencia entre la colombiana y la adaptación mexicana de “Rosario Tijeras” respondería que es el acento.

La colombiana llegó a estrenarse por canal trece, en un momento en donde la programación del grupo atv arrincono un par de producciones colombianas en su patio trasero. De ahí que pude ver “La ronca de oro”, en horario vespertino. Y más tarde “El Capo”.

Ahora, si cogemos el argumento de “Rosario Tijeras” podríamos encontrar una facilidad para la adaptación en cualquier país latinoamericano, después de todo el narco no es exclusividad colombiana y tampoco lo son esa fotografía urbanística de los asentamientos en las periferias, las faldas de los cerros y las casas unas encima de otras, así pues, si la adaptación se diera en el Perú, por ejemplo, cerro San Cosme o San Cristóbal sería lo más parecido al ambiente que rodea a la protagonista.

Otro asunto es el retrato de la precariedad “realista” que logre imprimir, y es que, irónicamente, la versión mexicana cuenta con una imagen de calidad muy superior al promedio y que contrasta con ese baño a lo María la del barrio que toma la protagonista. Lo mismo pasa con el lenguaje,la mexicana se siente remasticada.

Televisión azteca, opta por una adaptación casi plano por plano, las escenas son las mismas, desde el inicio hasta el final, solo salvándose por esa enorme bandera mexicana como para no desubicarnos. Y se nota que es una versión más “light”, menos sucia, solo bastaría comparar la escena de inicio, y el tono color rojo de la “sangre” para marcar distancias con la colombiana.

La que si esta en primer plano es la protagonista, Barbara del Regil, luce suelta, entre lo corto de la falda, y la edad dispar. Ya desde el inicio, la dirección de cámaras, la apoya con tomas como el baño, en donde se ve y no se ve, a la misma vez. Rosario, desde el inicio, se vende como un estereotipo. Al igual que las muñecas de la mafia o la Catalina de Sin senos no hay paraíso”La gran diferencia es que en este caso estamos hablando de una anti heroína.

El otro asunto es el retrato social de la producción, encasillada en ese pequeño suburbio precario, la delincuencia juvenil, la falta de autoridad, la corrupción, los prejuicios sociales y la rebeldía contra el sistema son pequeños aperitivos (rojos) de un trasfondo (rosa) que no deja de ser el de cualquier culebrón y cuyo tópicos están en el triángulo amoroso de la protagonista (con dos jóvenes ricos y guapos) y el embarazo (no deseado). El reto es la violencia y como la mostrara.

Lamentablemente, la versión mexicana, al igual que la colombiana, se va diluyendo en cuanto ritmo, sobre todo, cuando aparecen los personajes secundarios. Que pérdida de tiempo tener una escena completa de un manganzón pidiendo dinero a su papi. El estigma de la narconovela colombiana toma presencia cuando un par de personajes se movilizan en motocicletas, símbolos móviles del sicariato. Y cierra con una escena cliché con el padrastro.Al final, el mensaje es lo peligrosas que pueden ser unas tijeras.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

0

TELENOVELA “LA ESPOSA VIRGEN” (TELEVISA 2005) – CRITICA. La telenovela de relleno


Entre corte y corte, logré ver algo de esta telenovela producida por Salvador Mejía, mientras esperaba el capítulo de turno de “El hotel de los secretos”. Y que actualmente esta en sus ultimas semanas, asi que no quise desaprovechar la oportunidad, y de paso, comienzo el segundo año en el blog.

Como curiosidad, Liliana Abud, venia de escribir “La Madrastra”; mientras que, paralelamente, colaboraba en esta misma telenovela, y no hace mucho venia escribiendo “Mariana de la noche” (así se trabaja en televisa, y ya sabemos porque sus telenovelas son como son).

Otra curiosidad es que esta telenovela estaba pensada como colchón, mientras que la nueva telenovela estelar, “Alborada”, producida por ese entonces por Carla Estrada, se fuera cocinando. Coincidencias del destino, diez años después, seria repuesta con las mismas intenciones. Solo que ahora por la señal internacional del canal de las estrellas, para retrasar el estreno de “Tres veces Ana”.

Ademas, navegando por la red, puedes encontrar ciertos “chismecillos de lavandería” de esta producción como un leve roce detrás de cámara entre Adela Noriega y Alejandra Barros, que venía con la intención de hacer un personaje secundario; tanto así fue el disgusto de la actriz, que Alejandra Barros saldría, aunque quien término “enronchandose” fue Adela Noriega con ciertos problemas dermatológicos (castigo divino?). Por otro lado, los protagonistas, terminaron con cierta incomodidad siendo Jorge Salinas el que hablara en tono sarcástico respecto a su personaje.

El propio productor marco distancia con su trabajo anterior diciendo lo siguiente: “…Mejía resaltó que la producción será mucho más barata que “La Madrastra” y diferente. Será una telenovela más tradicional, con un realismo mágico, en un pueblo donde no hay televisores, ni radios…”. Entonces entendemos el porqué de la escenografía plana, fría y que se cae de vieja.

Sean peras o sean manzanas, el asunto es que “La esposa Virgen” es un producto de segunda, pero… avanza. Donde el real y gran atractivo de esta telenovela, es el tema del amor frustrado entre la pareja protagónica, y sobre todo, el tema de la viudez. Y es importante mencionar el perfil de ambos protagonistas supliendo roles maternales. Virginia lo hace con su hermano menor, y Jose Guadalupe, con su hija adolescente.

Sobre los actores, Jorge Salinas tiene un matiz de don Juan campechano, y Adela Noriega, en su penúltimo trabajo como actriz antes del autoexilio, es una “esposa virgen” que se llama “Virginia”, y de paso, parece anémica. A eso le sumamos un Sergio Sendel que actúa como… Sergio Sendel.

La telenovela no deja de ser un “culebrón” con cierto tono humorístico; el guion se limita a las mil veces que se le pregunta a la protagonista ¿de quién está enamorada?; y como vemos a medio elenco escondido, siempre, detrás de alguna puerta. Las respuestas son casi a golpe de efecto, por ejemplo, Virginia evitando cruzarse con José Guadalupe o Fernando, con o sin silla de ruedas, encarándolo, escena tras escena.

Desde este aspecto, no creo que Liliana Abud haya tenido mayor problema ya que el guion se debió escribir por inercia y gira entorno a una sola pregunta ¿Con quién se quedara Virginia?

Otro asunto que se nota, es la nula presencia de secundarios. Lo que sostiene esta telenovela es la enfermedad de Natalia Esperón, el remordimiento de Adela Noriega por enamorarse de su esposo, y la responsabilidad que siente cuando se casa con Sendel y queda invalido. De ahí en adelante es un tira y afloja cualquiera

Es interesante ver el ángulo de la mujer reprimida en sus sentimientos, aunque el tema de fondo no deje de ser el puramente amoroso. La escritora no se proyecta mas allá, y casi es un disfuerzo con diálogos predecibles y demasiado angustiosos. Todos sus personajes son cuadrados, mientras que su protagonista cansa al límite de la mojigatería.

El lado negativo de la telenovela lo dan los villanos, y ese “rancherismo”, tan molestoso en Roberto Ballesteros, y solo en una telenovela de televisa, pueden llegar al mal gusto de verlo seduciendo a Lilia Aragón. Y de la actriz solo puedo mencionar esa particular forma de romper la cuarta pared como buena villana cacle cacle. Los dos dan mil vueltas haciendo planes maquiavélicos. Mientras que Arleth Terán es la villana impostada made in televisa tantas veces vistas. Natalia Esperón se esforzó en proyectar el personaje. A pesar de ser un reparto con ciertos nombres de peso, ninguno llama la atención como Cesar Évora, y su “caracterización” de "naufrago cachinero”.

La estampa de la telenovela es irregular, por momentos el “pueblo” pareciera tener más presencia dentro de la historia, tenemos medio elenco disfrazados de militares, y tramas alternativas poco interesantes, aunque siempre efectivas. 

En conclusión, la telenovela no deja de ser la acartonada historia made in televisa, aun así, por el tema tragicómico de la protagonista, merece ser llamada telenovela, aunque solo sirva de relleno.  

viernes, 21 de octubre de 2016

0

¡¡¡PRIMER ANIVERSARIO DEL BLOG… y hiatus!!!

Toda la idea del este blog nació por curiosidad, así como por una gran afición al género. Como latinoamericano, y peruano, crecí viendo telenovelas en la señal abierta y más de veinte años después contribuyo con mi granito de arena en “rajar” justificándome que todo lo que escribo siempre será desde el punto de vista del televidente que soy, y nunca he puesto una línea que indique un “profesionalismo” el cual no tengo (para eso pueden entrar a esta página donde encontraran verdaderos profesionales del genero). Por eso, el blog siempre se ha mantenido en esa misma línea “editorial” poniendo énfasis en los errores y mamarrachos que puedan existir en cada producción que aparezca en la pantalla chica. En este blog es imposible que exista algún tipo de crítica constructiva, si es que el término pueda ser permitido, y no esta excepto de los errores, mala redacción, o las mismas criticas del nivel que yo posteo. En un ámbito totalmente democrático ningún comentario se modera ni tampoco se censura alguna forma de expresión poco educada, si tienen que mandar a la mierda a algún actor, productor, empresa, o, a mí mismo, el blog gustosamente le presta su espacio en la red.

Con todo esto explicado también quiero aclarar que a pesar de que soy un liberal no quiere decir que esté de acuerdo con muchas cosas que algunos aprovechan en comentar. Por eso casi nunca respondo comentarios anónimos, o, apenas y respondo con un par de palabras.

Yo rajo de las telenovelas, cumple un año de “vida” en el ciberespacio, gracias al dominio blogger que google generosamente nos brinda a muchos que tenemos ciertas aficiones y encontramos un lugar “gratuito” donde poder expresarlas. Así que el primer agradecimiento va para ellos, y lo mismo para otros servicios relacionados como el google adsense que nos da cierto apoyo económico (aunque algunos más que otros, pero eso ya es otro asunto). Hace un año, decidí mudarme de este blog para crear uno que se centre solamente en las críticas de telenovelas. El resultado fue regular en los primeros meses hasta que comencé poco a poco a recibir mayor vistas y apoyo en la página. Como hito importante me veo en la necesidad de hacer un breve resumen de las estadísticas hasta la fecha, para quizás, dentro de unos cuanto años más, si todavía hay tiempo y ganas, hacer las respectivas comparaciones.

A nivel de vistas el blog hasta la fecha tiene la nada despreciable cifra de 90 000 vistas totales (redondeando), según las propias estadísticas que nos da blogger. Hay que aclarar que lo de vistas y visitas es totalmente diferente, y hay ciertos criterios para medir estadísticas que manejan distintas páginas. Para no hacerme una telaraña en la cabeza no quiero ir más allá, ni tampoco me importa. Un dato importante es que el mes de  septiembre de este año logre mi mayor pico superando las 14 000 vistas, lo que significa es que voy en subida con respecto a otros meses anteriores, de ahí la entrada con más vistas es CLÁSICAS DE TELENOVELA: “MI SEGUNDA MADRE” (TELEVISA 1989) – CRITICA. No todas las madrastras son brujas" con 6000 vistas en total, mientras que la menos visitada es TELESERIE ARGENTINA "ENTRE CANÍBALES" - Critica con apenas 24 visitas.

En cuanto a comentarios el total de recibidos es 229 de los cuales 55 fueron el último año. En este punto me gustaría recibir mayor cantidad de comentarios, especialmente porque ayudan en la visibilidad del blog. Otro asunto es que muy pocos usan la caja de comentarios de Facebook que tengo insertada. Ni que decir mis otras redes sociales como twitter, google+ o google friends conect que desde el inicio parece que solo las tengo ocupando espacio en la side bar del blog. A ver si este año recibo mayor apoyo desde esas redes sociales.

Como otro hito importante de este año quiero comentar mi participación en un concurso de críticas de telenovelas promovido por un blog español, agradeciendo a su administrador, Gafemo, por la oportunidad. Desde aquí recomiendo el blog     como buen seguidor que soy. Y si les interesa darle una mirada en este enlace lo pueden hacer . Y ojala no sea la última vez que se de esta iniciativa y, porque no, usar la misma idea en mi blog más adelante. Claro que para eso primero tendría que tener una cantidad de seguidores adecuada.

Ya como último párrafo antes de la despedida quiero aclarar unas cuantas cosas sobre las secciones. El blog está más centrado en la CRÍTICA A LA TELENOVELA de distinto países. Ahora no siempre se puede meter en el mismo saco a todas las telenovelas. Por eso es que cuando hay un estreno, solo al primer o máximo tercer capítulo publico lo que vendría a ser una primera impresión o un comentario rápido. En caso de que algunos estrenos sean clásicos ochenteros o crea que por sus repeticiones merezcan la pena llamarlos así estarán tituladas como CLÁSICAS DE TELENOVELAS, cuando haya un par de telenovelas que tengan ciertas coincidencias en la temática o si por algún motivo coinciden en fecha de estreno o parecido serán 2 X 1, haciendo ver que me las despacho a la vez. Por ahí tengo un par de entradas de OPINIÓN, u otras en donde hago una PREGUNTA a modo de que todo el post o entrada será una respuesta argumentativa. Siendo la sección más importante y, definitivamente, la más trabajada, todas las publicaciones de CRITICA FINAL. Son estas publicaciones de las que me abre visto, por lo menos, más de la mitad de la telenovela, obviamente, incluyendo la semana final.

Entonces ¿no veo todas las telenovelas? ¿Aquellas que sigo no las veo completas? Con toda sinceridad, ¡¡¡No!!! Lo que pasa es que las telenovelas las veo por la televisión, esa nueva costumbre de verlas por internet no la practico, ni la practicare cuando se trate de una telenovela (cosa distinta son las series americanas o películas). Pero siempre hago mi mayor esfuerzo, y hay varias que se acomodan a mis horarios, especialmente, las que se emiten por cable, debido a las repeticiones o las maratones de fin de semana.

Haciendo un paréntesis tengo en mente para el próximo año implementar una nueva sección sobre el recorrido de artistas. La idea es no centrarse en aquellos reconocidos internacionalmente o grandes figuras, sino actores con roles pequeños o que hayan hecho buenos secundarios y que la mayoría desconozca desde su nombre. Tengo un par de nombres para empezar y ojala se pueda acomodar en el blog.

Ahora sí viene el agradecimiento final para todas aquellas personas que sigan el blog, los que de casualidad aterrizan por aquí (que son la mayoría), los que hayan comentado con nick o anónimamente, para todos los de la fan page del Facebook o para los diez gatos que tengo como followers en el twitter. Todo lo que reste de Octubre entrare en hiatus como primer y merecido descanso, esperando (con ganas) al último estreno del año de televisa protagonizada por Silvia Navarro, “La Candidata”, que deber ser el primer raje del segundo año del blog. 

miércoles, 19 de octubre de 2016

0

LA PREGUNTA: ¿Por qué las telenovelas de Thalía son tan exitosas?


Esta semana el canal tlnovelas, perteneciente al grupo televisa, estreno (si así se puede considerar)  la enésima repetición de “María Mercedes”. Lo más curioso es que antes de este “estreno”, el canal decidió cortar la telenovela anterior, “Primer amor”; entiéndase que la necesidad de un canal de cable debería ser distinta al de la señal abierta si el caso fuera la baja sintonía, pero por razones “x” se dio así. Otro asunto es el status de las telenovelas de Thalía en países como el nuestro, donde, por ejemplo, paso sin pena ni gloria “El hotel de los secretos”, una de las propuestas estelares de este año de televisa, y que salió del aire a la semana en un horario totalmente permisivo como son las mañanas, a pesar de eso, lo termina sustituyendo un unitario llamado “La rosa de Guadalupe”, que ya se trasmite por las tardes, no una sino dos veces con relativo éxito, y que por default es el relleno en la programación de americatv (incluso ahora por encima de “el chavo del 8”). ¿Pero qué hubiera pasado si en su lugar alguna telenovela de Thalía, apellídese “del barrio”, “del mar” o la “del mercedes”, se hubiera repuesto? Lo más seguro es, que como todas las veces anteriores, hubiera llegado a los diez puntos de rating.

A tal caso una de las razones más poderosas de este éxito descomunal se deba a esa nostalgia noventera de la que gozan las telenovelas mexicanas, dejando un lado el factor “Thalía” centrémonos en los guiones casi monopolizados de la actriz, completos mamarrachos de niveles circenses pero totalmente irresistibles del cual cada generación tiene derecho a gozar. Eran los noventa y la formula funcionaba, además que el training de las telenovelas de Thalía son únicos e irrepetibles. No hay que olvidar que las telenovelas de Thalía, todas, son refritos de algun folletín de Ines Rodena, siendo el caso más conocido el de “Los ricos también lloran” (otra con mucho pan por rebanar para otro momento). Hoy en día en asunto es distinto, por eso productores como Emilio Larrosa, Salvador Mejía o Juan Osorio, que se quedaron en los noventa, han visto fracasar varias telenovelas con este mismo guion.

Otro punto a favor es el molde villana desbordada. En “María Mercedes” el plus lo daba la hermana, Laura Zapata, interpretando un rol para el que nació y con el que morirá. En “MariMar” el asunto no es tan distinto, solo que en esa ocasión Chantal Andere procura ser una villana un poco más elegante. Mientras que en “María la del barrio” tenemos a Itati Cantoral y su “Soraya Montenegro”, icono noventero y casi indestructible. En más de una ocasión las villanas de las telenovelas de Thalía le roban protagonismo, y eso siempre gusta. Además, todas las  frases (ofensivas) que soltaban se han convertido en muletillas del colectivo popular. “Maldita billetera”, “Maldita lisiada”, entre muchas más.

El caso de los galanes en las telenovelas de Thalía es distinto, un poco se dejan llevar por la historia, que para efecto es casi de molde; por ahí las actuaciones de Peniche, Capetillo y Colunga las podríamos definir como románticas, tropicales y totalmente pasionales, respectivamente. En los tres casos la actriz logra una química envidiable; y que con el registro actoral de cada actor, su cuento de amor siempre pasa por etapas de desilusión, acoso e, incluso,  la locura. Los galanes en las telenovelas de Thalía son tres efectivas parejas (maduras) con ciertos toques personales (Colunga, era alcohólico; a Peniche, le mataron a la novia; y Capetillo, odiaba a su familia) que siempre se casaron por obligación, pero que al final se terminan enamorando.

Por otro lado tenemos las argucias del guion. Es fácil recordar la trama de cualquier telenovela de Thalía, solo basta en saber que será pobre y comenzara con algún oficio muy popular como vender billetes de lotería o ser recicladora (haya en México “pepenador”). Después, ya sea por adopción o porque se encontró con su padre millonario, se volverá culta y elegante. En este punto también encontramos escenas emblemáticas, son aquellas en las que la actriz tendrá que demostrar todo su dominio histriónico para: Gritar en una obra de teatro, saltar de la mesa, agarrarse de las mechas o humillarse de rodillas y recoger una “joyas” con la boca en pleno barro, y un largo etc. En medio pasara por el manicomio o la cárcel. Quien no recuerda algunas de estas escenas.

Pero si de cosas locas mencionamos, quizás, lo más recordado sea el tono violento que adquieren las telenovelas de Thalía, y si de violencia hablamos, ninguna escena como la del ataque a la maldita lisiada y el apuñalamiento con las tijeras a “nandito”. Hoy en día un viral de internet.



Ya he hablado del argumento, los villanos, los galanes, y el guion, pero ¿Qué tal actúa Thalía?, ¿actúa? O todo le salía natural en ese momento. “Las tres Marías” que interpreto Thalía son un poco más de lo mismo, a pesar de eso, cada una es reconocible, y sobre todo, la personificación es cultura popular. Y ahí radica el éxito verdadero de su etapa como actriz. Cuántas veces hemos visto actrices encasilladas y que terminan cansando, como el caso reciente de Victoria Ruffo en “Las Amazonas”; otro asunto es que Thalía se retiró en una etapa adecuada, cuando las telenovelas mexicanas eran sinónimos de circo callejero; y ya para terminar, no hay que olvidar que la mujer además de “actuar” también cantaba sus temas de entrada, que a esta alturas se han convertido en hits musicales. Por ahí hay el rumor de que la actriz desea regresar, ¿para qué? Si la veo todos los años, yo mejor me quedo con las repeticiones de sus telenovelas ¿o no?.    

jueves, 13 de octubre de 2016

0

TELENOVELA “FUEGO EN LA SANGRE” (Televisa 2007) – CRITICA. Erotismo charro y no tan charro


Como bien deben saber, “Fuego en la sangre”, fue la versión mexicana de “Pasión de gavilanes”, que a su vez fue adaptación de una telenovela colombiana, y que después tuvo otro remake; el clásico moderno producido por Telemundo llamó la atención por su estampa masculina y por esa predominancia del amor salvaje y lleno de fogosidad entre sus parejas protagónicas como contraparte al romance rosa y cursi. Entonces, los “hermanos reyes” quedaron en el colectivo común como tres troncos de músculos cada uno con cierta característica física particular.

El caso de las mujeres es distinto, nos encontramos con otros tópicos como la represión sexual, la falsa sexualidad de una de las hermanas y la mujer traumada por una violación incapaz de tener una relación sexual (salvo con el protagonista). Además de un machismo imperante arcaico, que a pesar de tratarse en una época actual, obligaba a la protagonista a casarse para salvar su honra.

En “Fuego en la sangre” el erotismo adquiere un matiz centrado en el charro, con tres protagonistas cien por ciento mexicanos, del gusto popular, e irónicamente adquiere un tono mucho más “homoerotico” cuando vemos en primer plano a tres hombres “pasados de músculos” amasando harina con cierta intensidad.

Como buena telenovela mexicana todo se exacerba, a tal caso encontramos una joven enamorada de un completo anciano, paseos en calzoncillos, la seducción del villano a una mujer mayor, baños al sol, aquella obsesión de Susana Zavaleta por el "sexo" con Eduardo Yañez casi a  niveles de violación, o esa forma en como Diana Bracho abre los ojos cuando pilla in fraganti a Jorge Salinas en la cama y ve su "talento" entre las piernas, y un sin fin de fantasías ante el macho mexicano a medio afeitar.   

No son pocas las telenovelas que aprovechan este tipo de erotismo, todas aquellas protagonizadas por Mario Cimarro tendrán ese factor a su favor ("Gata Salvaje", "El cuerpo del deseo"), en la factoría nacional tenemos a Cristian Meier que como requerimiento internacional se ha visto comprometido a cuerpo y alma en "La Tormenta", "Doña Barbara", y al igual que en el caso de las mujeres hemos visto en infinidad de ocasiones hombres duchándose, otros bañándose en ríos, y por supuesto, peleas entre dos machos “alfa” por una misma mujer, incluso algunos, cayendo de las escaleras en calzoncillos (“Sortilegio”), pero si de escenas "homoeroticas" hablamos ninguna se compara a la que protagonizo Fernando Colunga en "Soy tu dueña", cuando vemos, subliminalmente, la forma en como se sobajea el cuerpo con el jabón.

martes, 11 de octubre de 2016

0

TELENOVELA “GATA SALVAJE” (Venevision 2002) – CRITICA. Circo, sudor, y... ¡¡¡mucho sexo!!!


GATA SALVAJE, un éxito indiscutible en Latinoamérica, y con más de una repetición en el Perú, es una versión libre (a pesar de que la Wikipedia no lo ponga) de cualquier refrito mexicano protagonizado por Thalía en los noventa, al final, es más de lo mismo: La protagonista, Rosaura, vive de repartir comida, convive con un padre alcohólico y sufre el desprecio de la madrastra y hermana, además, desconoce que en verdad es la única heredera de su abuela millonaria. El folletín de Inés Rodena debió ser revisado, mas no copiado.

Lo más “original” de la telenovela es que al inicio encontramos cierta aura de misterio, la villana, la siempre efectiva Marjorie de Sousa cuando no se le exige demasiado, desaparecerá en medio de una tempestad montada en post producción. Después, Luis Mario, atormentado por la culpa, decidirá regresar a rescatar la fortuna familiar. El actor, Mario Cimarro, con menos experiencia, arrastra los mismos problemas de carisma, a pesar de eso, el papel es suyo y él lo sabe cada vez que entra en escena, y sobre todo, cuando luce sudoroso.

La mezcla de la farsa (Luis Mario se casa con “la gata salvaje” solo por disgustar a la hermana), garantía de las telenovelas mexicanas, aparecerán en cada escena que se necesite. Al igual que las “Marías” de Thalía, la gata con acento miami, tendrá que sacar las garras para montar el circo, y arañar a cualquier “arpía” que se cruce en su camino. Marlene Favela, es víctima de su propia trampa, y caerá en excesos cómicos, a pesar de eso, la sensualidad del personaje rescatara la telenovela (especialmente en las escenas de cama).

Los actores de “Gata Salvaje” se encuentran “al natural”, en su zona de confort, y la mayoría (de origen caribeño) no tendrán que “mexicanizar” el acento. Encontramos dos caras de la moneda, mientras que las locaciones proyectan el ambiente caribeño y cierto brillo en la noche, cuando entran a interiores nos topamos con cartón frio e inflamable, como otro (mal) tópico mexicano. El otro factor clave de la telenovela es la violencia con la que el guion intenta sacar lustre a su efectismo. Y dentro de ella, se encuentra una de las escenas más icónicas (y ridículas) de las telenovelas del siglo veintiuno: los cocodrilos, y la muerte en el pantano.

Ya otras empresas de la región han seguido con relativo éxito el  molde miami, siendo Telemundo la principal heredera con historias como “Marina”, versión tropical de “María la del barrio”. “Siempre tuya Acapulco”, fue un intento de tv azteca, aunque sin resultados efectivos.

Televisa, con su propio remake, probo suerte con Marlene Favela, en “Contra viento y marea” la encontramos, nuevamente, esclavizada por su cuerpo. “Mar de amor”, con Mario Cimarro, es otra historia rosa tropicalizada, y “curiosamente”, la escena en donde los protagonistas se conocen es muy parecida a la de “gata salvaje”, con la avioneta cayendo como protagonista. Y si de copias descaradas hablamos, la muerte de la villana en “Tormenta en el Paraíso” es sospechosamente parecida a la de “gata salvaje”.

No son pocas las herederas de las telenovelas made in miami, pero es “Gata Salvaje” la madre de todas, donde sus actores arman circo, traspiran sudor, además y... mucho sexo.   

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog