Ir al contenido principal

Entrada destacada

#ENTREVISTA a Brianda Riquer

Radicada en Miami y, actualmente, retirada de la actuación tuve el gusto de hacerle esta breve entrevista a Brianda Riquer quien nos comenta sobre sus gustos, su etapa en la actuación desde los nueve años en la mítica "Dos mujeres un camino" en el papel de "Anita", la hija mayor (adoptada) de los entonces protagonistas Eric Estrada y Laura Leon, ademas de todos los papeles que hizo en los Estados Unidos posteriormente en novelas grabadas en Miami. También nos cuenta sobre su blog de belleza (el cual pueden seguir en el siguiente enlace), y como siempre, al final de la entrevista se encuentran las redes sociales de la actriz para quien guste seguirla.   


ACERCA DE USTED Si le preguntara por un libro, una película y una canción ¿cuáles serían y por qué? Libro seria los 4 acuerdos.. Me parece sumamente interesante la manera en la que el narrador explica las bases para tener mejores relaciones con nosotros mismos y con los demás, viendo la sociedad desde otra perspectiva…

TELENOVELA “PUENTES DE AMOR” (STAR CREATIVES GROUP 2015) – CRITICA. De filipinas con amor


Panamericana Televisión en otro intento por competir en la sintonía nacional, como otrora años y antes de que el tío Genaro los jodiera, nos trae como estreno absoluto en Latinoamérica una producción filipina. “Puentes de Amor”, traducción literal del título original, es una telenovela de pies a cabeza, que a diferencia de los dramas coreanos que el canal cinco arropa más temprano y que algún rédito positivo debe traerles (supongo) el formato de la producción filipina es mucho más parecido al enlatado mexicano, máximo referente de la región, con capítulos de más duración y una emisión local de lunes a viernes difiriendo a lo que se acostumbra en Asia cuya programación es una o dos veces a la semana. Encontramos nombres latinos debido a que filipinas fue colonia española pero el idioma de escritura es el inglés, quedando como curiosidad. Además de que no son tan exagerados a la hora de actuar, ni gesticulan tanto como sus pares coreanos o japoneses. Puntos a favor.

Por parte de la premisa y el desarrollo el melodrama se amolda perfectamente para la señal nacional, otra cosa es la sintonía que pueda llegar a tener y si por algún momento el peruano deja de freírse el cerebro con el capítulo de turno de “La rosa de Guadalupe” sería ideal aunque no le pidamos peras al olmo. No estamos hablando de la última superproducción de la Rede Globo (eso si con mejor suerte porque al menos hay una), sino más bien de un producto correcto, discreto y sobretodo que cumple con el principal objetivo en la esquina de la televisión: rellenar parrilla.

A su favor tienen que al parecer al mercado filipino si le interesa entrar con fuerza en Latinoamérica quedando como curiosidad que uno de los protagonistas ha grabado un saludo invitando al público peruano. Pero en contra tiene que telenovelas de países realmente lejanos como Rumanía ("En nombre del honor"), Eslovaca ("Amor ciego") e Hindú ("Buda")  han pasado por la misma señal con total pena. Tendríamos que esperar a que América televisión estrene la primera telenovela griega en el país para confirmar si el exito depende del contenido original o de lo caliente de la antena que la trasmite.

Puentes de Amor, puede ser un cruce curioso de cualquier otra telenovela vista y por hacer. Lo más mexicano que encontramos es que como en cualquier otra telenovela que se respete existe la  historia de amor y un triángulo principal tan cliché como efectivo para el culebrón de toda la vida. Las imposibilidades económicas son el aperitivo de una serie de hechos curiosas de analizar a simple vista como la ocurrencia de que dos hermanos puedan sobrevivir bajo un puente al amparo de Dios, de ahí en adelante tienen encuentros cercanos con la trata de personas y el guion sugiere insinuaciones a la prostitución gay muy atrevida y sobre todo real porque resulta sospechoso que un hombre quiera adoptar a un niño de la calle, siendo un tema que recordando nunca he visto en una coreana.

De Filipinas resalta un bien cuidado retrato de las locaciones, dejando fuera los foros acartonados de las vecindades de televisa mientras lo más curioso es la forma en como en tomas panorámicas podemos ver el contraste entra la precariedad del suburbio junto con los rascacielos a lo lejos en la urbe. La pobreza es fea en todos lados, mientras que al igual que en Perú hay desalojos (aunque por aquí no siempre es para construir edificios).

Y como en todo lugar a la caca se le llama caca y si comes caca de ratón te enfermas. Lo peor sigue siendo el doblaje, en especial cada vez que escucho una voz infantil doblada el mismo matiz de algún personaje de caricatura (¿no sería más fácil que lo doblen niños de verdad?). El primer capítulo se deja llevar por el argumento dejando cabos sueltos como la falta de autoridad social o la facilidad en los trámites de adopción.

La telenovela tiene un ritmo bastante escalonado, donde resalta el punto de quiebre en lo dramatizado a la hora de la separación de los dos hermanos, totalmente acertados que no sean gemelos. Mientras que se apoya en recursos efectivos como la lluvia torrencial combinando con efectos digitales a la hora de que el puente se parta (aprende Michelle Alexander). A nivel afectivo fue bueno el inicio de marcar personalidades en los hermanos desde la infancia. Se logra entender porque el menor crece lleno de resentimientos y decide no buscar a la familia que se supone lo abandono. Mientras que los demás lo creen muerto. Hasta este punto está bien sustentado.

En el segundo capítulo vemos crecer a los protagonistas me gusto la forma en como el flashback se usa como recurso de narración lejos de las típicas etapas de las telenovelas brasileñas o del maquillaje absurdo como en Simplemente María. Pero el verdadero conflicto llega cuando estos dos hermanos se enfrentan por el amor de una misma mujer.

Mía (Maja Salvador) tiene una presentación como una Colorina filipina, no se maquilla ni viste como prostituta cuando luce al “natural” lamentablemente como bailarina el estereotipo tan “plano” no ayuda mucho y menos esas greñas que lleva por cabello. Digamos que es más simpática que bonita. La forma en como termina relacionándose cuando conoce a Gael quiere guardar cierto tono chistoso. Mientras que con Junior el guion la pinta como una mujer con necesidades pero antes que nada decente.

Junior/Carlos (Paulo Avelino) resulta el siempre efectivo villano, un zorro en los negocios que encanta con prostitutas y se acuesta con las mujeres de sus rivales. Mientras que Gael (Jericho Rosales) es el eterno humilde noble, que tiene una obsesión de superación porque es pobre y sobretodo está enamorado. En resumen el triángulo principal es tan plano como la propia historia. Conserva el sempiterno tema de la pobreza contra la riqueza a la vez que sus personajes son bastante morales y como no románticos, pero sin abusar de las miradas de burros ni la melcocha.

Lo más resaltante para que algún peruano se anime a ver “Puentes de Amor” es que la telenovela avanza inteligentemente, no termina de ser trillada, creo que dentro de la seriedad que se le pueda dar al enlatado está muy por encima de las edulcoradas coreanas. Puede ayudar que los actores sean totales desconocidos. Y sobre todo notas que se respeta el titulo como metáfora porque en ese puente pasan los dos hechos más importantes del inicio de la historia: 1) la separación de niños y 2) el reencuentro de los dos hermanos diez años después, ese punto me agrado.

Comentarios

  1. Me gusta mucho la telenovela, y no negaré que busco en Internet lo que sigue después y no lo encuentro... Eso me mantiene viéndola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien por ti y no hay problema si la ves por internet. Yo cuando tengo tiempo le doy su mirada para ver como avanza. Lo bueno de panamericana es que a pesar de la sintonia trae productos de otros países.

      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  3. Todo muy bien pero en el penúltimo párrafo invertiste los personajes
    Gael es el eterno humilde noble, que tiene una obsesión de superación porque es pobre.
    Y Junior es el siempre villano, un zorro en los negocios que encanta con prostitutas y se acuesta con las mujeres de sus rivales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la corrección a veces se me van los nombres, para la próxima mas atención a la wikipedia.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Raje a primera vista: ''Tumhari Paakhi, marcada por el destino'', estos hindús si bailan

A diferencia del inicio de Saras y Kumud, almas gemelas el nuevo estreno hindú de panamericana televisión si viene acompañada de la máxima identificación narrativa de la cultura hindú (para los occidentales) desde el principio, obviamente, hablo del baile. Vemos una coreografía llena de hindú pop (cantada por la misma protagonista), mucho color en las vestimentas y un inevitable choque casual de los protagonistas como la máxima carta de presentación de la novela. Así que Tumhari Paakhi es hindú 100%.
Si bien el empaque de la novela es ''simpática'' de ver, la coreografía dura lo que tiene que durar, y todo lo que prosigue está lleno de una magia - lo de la puerta que le da los rayos de sol y los protagonistas brillan por segundos... sin verse - que solo entenderías si vienes de ver “Saras y Kumud” unas dos horas antes, la premisa de la novela no deja dudas de los hindús solo saben contar historias de amor.


Fuera de aquellos melodramas de su cine, las novelas hindús pare…

TELESERIE “ELIF” (Green Yapım 2014) – CRITICA. Por favor, ¡ Alguien llame al "Inabif"!

Cuando uno piensa en telenovelas infantiles recordamos “Luz Clarita”, “Carita de Ángel” y, por supuesto,“Carrusel”. Pero con la turca, que Latina estrena en las tardes, uno encuentra una niña llamada Elif que sufre más que Fatmagul y Sherezade juntas. 
El problema de la telenovela es que encuentras un carrusel de sufrimiento que estalla a la primera amenaza del padrastro abusador, alcohólico y apostador. Son tantas las menciones de “…te voy a matar” que fuerza todas las escenas, tanto así, que la única forma de como puedes verla, y creer esta historia, es en tono farsa.
Tanta farsa como que una niña se suba a un camión por buscar un gato y termine conociendo a su verdadero padre. Tanta farsa como que la madre enferma en vez de denunciar al marido prefiera entregar a su hija precisamente en la casa de su verdadero padre. Tanta farsa como que se pueda apostar a una niña. Tanta farsa como que los matones de barba amenacen más que el padrastro abusador. 

Pero eso sí, no es una farsa cuando…

TELESERIE “SE ROBO MI VIDA” (Pastel Film 2014) – CRITICA. Un culebrón turco

Si Feriha era una pobre que quería ser rica, Bahar es una rica que vive como pobre.SE ROBO MI VIDA” ("O Hayat Benim") es el reemplazo perfecto en el horario y la programación pragmática de Latina, canal 2. En la telenovela vemos una especie de capricho cenicientil que logra transformar a su protagonista en una víctima de la desfortuna. 
La premisa es rápida, los primeros tres minutos logran hacer que el espectador entienda la maldad del abuelo (¿otro más?) e inmediatamente después vemos que han pasado 20 años donde la pobre Bahar ha crecido entre los maltratos de la que cree su madre (poco más y la obliga a comer cucarachas) y los caprichos de la que cree su hermana (que es tan mala que se acuesta con su novio). Claro, para que la historia sea efectiva dentro de su propia farsa, Bahar es más buena que el pan.
SE ROBO MI VIDA, es una historia ligera como la propia “El secreto de Feriha”. Podemos argumentar un hilo (valga la redundancia) argumental parecido. Es esa misma dinám…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog