jueves, 31 de marzo de 2016

10

TELENOVELA “VALIENTE AMOR” (DEL BARRIO PRODUCCIONES 2016) – CRITICA. La ficción peruana no avanza


Al igual que la infame “Amor de Madre” la nueva producción de Michelle Alexander inicia en la provincia peruana, esta vez nos quieren hacer creer que estamos ante un trabajo más ambicioso, la escena de arranque es una vista panorámica de Macchu Picchu, el símbolo peruano para el mundo, además de otros paisajes y costumbres que se retrata en las posibilidades de su producción, si los brasileños grabaron “Rastros de Mentiras” en el Cuzco ¿Por qué nosotros no? Lamentablemente habría que decirle a la señora Alexander que Machu Picchu para la telenovela era un escenario más, con todo el lujo de la producción de Globo, pero daba igual en cierta forma si era la ciudadela o alguna pirámide maya, porque lo importante no era el lugar sino lo que pasaba ahí, en estos detalles es donde debería aprender mejor a como desarrollan los brasileños sus ficciones, no quemando las premisas y construyendo mejor las “etapas”, la característica más grande de las producciones brasileñas.

 En cambio “Valiente Amor” en su primer capítulo peco de las superficialidades de tener al alcance escenarios naturales y emblemáticos, pero aun así el campo de Cuzco se ve igual al de cualquier otra provincia peruana, mientras que el apoyo artístico no hizo sentir por ningún momento que estábamos ante gente oriunda del lugar. Todo quedo en ciertos gestos, imitando la tosquedad de las mamachas peruanas, o el dejo impostado por parte de Stephanie Orúe, que no se cansa de enseñarnos unos dientes blanquicimos y una suerte de "quechuañol". Más allá de eso Machu Picchu queda como una anécdota, como un gusto de la producción y sobre todo como para subirle el ego a la productora en cuestión.

Hasta que llegamos a la parte más crítica de la telenovela: el texto. No sé si me equivoco, pero esto yo ya lo he visto, y no una sino ciento de veces. Que de innovador para el siglo veintiuno puede ser una historia donde la cholita se enamora del blanquito? Pero estamos en un país donde consumimos unitarios frívolos como “La rosa de Guadalupe” o importamos culebrones rancios como “Simplemente María” entonces el manual de la telenovela clásica se pone sobre la mesa, por enésima vez, para recrear situaciones llenas de clichés y mensajes desfasados, y es que no puedo dejar de decirlo que en su primer capítulo Valiente Amor esta pensada de pies a cabeza como una “Simplemente María”, la telenovela peruana orgullo de hace cincuenta años.

Es muy penoso pero desde este blog no me voy a cansar de insistir que la telenovela no tiene que ser exclusivamente de amor, no tiene porque insistir en el drama de una provinciana inocente, que pierde la virginidad y queda embarazada, en plena mitad de los noventa. Ni tampoco tenemos que amexicanizar a las villanas, ya hemos visto suficiente con las repeticiones anuales de María Mercedes.  Hasta cuando vamos a tener escenas tan clichés que te pintan que tu primera vez debe ser entre fogata y lluvias “casuales”. Mientras que el racismo queda tibio, se trata de ser directo y no quedar en la mera insinuación pero siempre esta esa especie de mensaje social como lo veíamos en “Al fondo hay sitio” o algunas otras producciones pasadas como “Av. Perú” o mucho antes (y mejor) en “Que buena raza”. Y sin olvidarme que a nivel de escenografía y musicalización no has mejorado, fuera de que la producción siempre busca que su canción de entrada se convierta en “hit”, pero sigue siendo incapaz de presentarnos una entrada como cualquier otra telenovela del mundo. Y no me sorprendería tener la infaltable “bodeguita” para la publicidad.  

Da flojera seguir mencionando a tal o cual actor, sabiendo que sus intereses son los mismos que cualquier producción mediocre de televisa, no es raro la idea de presentarnos a una protagonista que interprete a madre e hija, ni tampoco tiene el suficiente oficio para pintarnos mejor el romance prohibido que se avecina en la etapa siguiente, tanta así que lo sabemos desde las promociones. No vemos un cambio en cuanto a la figura central, siguen siendo los mismos personajes “blancos” y “negros” como manda el manual de las telenovelas, la idea de un villana obsesiva con su abolengo, raza y religión no es nuevo como tampoco su look espantoso de pajarraco ajado, el tema de las disputas familiares y de hermanos, ya sea por amor o ambición es moneda de todos los días. Y peor aún el tema de la vendetta familiar. Que les aproveche a los actores jóvenes o los nuevos lanzamientos como Francesca Zignago, que solo en la ficción podría ser hija de Tula Rodríguez, que si de mal gusto nada como esa peluca que lleva encima ¿En serio es necesario que se parezca a la version vieja de Vilma de Scooby- do?. Mientras que los actores mayores deben agradecer que tengan trabajo en la televisión y es que como mensaje final sino estas en los planes de “Al fondo hay sitio” o Michelle Alexander, es imposible que salgas en la pantalla nacional. Porque para los que no lo sepan o no quieran darse cuenta el Perú es un país en donde debemos sentirnos orgullosos de hacer la nueva versión de “COLORINA”, la ficción de hace cincuenta años.

Y ya para terminar “Valiente Amor” significa en el Perú lo que “Simplemente María” en México. Aunque la mexicana nunca haría el rating que hizo la peruana en su estreno, 31 puntos de sintonía ¿En serio se los merece?¿Por qué?.

lunes, 14 de marzo de 2016

6

TELENOVELA “SUEÑO DE AMOR” (TELEVISA 2016) – CRITICA. ¿Una historia (completamente) original?

Tengo mis dudas si "Sueño de Amor" es original o al menos completamente original, haber está la maestra perfecta que es madre soltera, juega básquet, sabe primeros auxilios, enseña spinning y quiere tener su escuelita como no para los niños pobres mexicanos, una protagonista de telenovela mexicana de pies a cabeza; no es precisamente lo que haría la maestra Jimena pero tampoco estamos en tiempos de "Carrusel". El debut de Betty Monroe en Televisa viene acompañado de poses y expresiones como las de poner ojos de huevo a cada susto o impresión, además de cuidar su virtud como un personaje intachable (típico). La actriz tiene otra figura e impone presencia, está en el papel adecuado y se luce más suelta que muchas de las protagonistas de las telenovelas actuales, lamentablemente le falta ese plus de alegría que tenía una Silvia Navarro en “Mi corazón es tuyo”. Otro detalle es el look de la actriz que tuvimos que esperar a que entre a Televisa para que al fin se quitara los horribles rulos con los que siempre aparecía en Azteca. No puedo tirar más perlas del elenco principal porque de Cristian de la Fuente, Julián Gil y Sabine Moussier, entre otros, ya tengo una opinión bien ganada y sé de que pie cojea cada uno y viéndolos en esta telenovela no creo que vaya a cambiar.

Por lo demás Sueño de amor, que apenas he visto un capitulo y la llevo totalmente atrasada, se me hace que está mal rodada, quiere forzar desde el inicio de ser una telenovela moderna, como siempre poniendo toda la carne en el asador desde el inicio con heroicismos de Ripley, con la última tecnología y romper el molde de lo que se viene haciendo hasta ahora en México; pero a la vez quiere ser televisión blanca y familiar. Por eso toca temas del bullying y la autoestima adolescente desde el arranque, habla de selfies y se usan tablets mientras que su lenguaje trata de ser más pegado a una conversación que se daría hoy en día con referencias populares, incluso los que recogen la basura (que no se parecen en nada a los que pasan por mi casa) tienen sus momentos, pero aun así no puede desprenderse de los estereotipos  como esa directora, menos arrugada y mejor figura que muchas, de traje negro y pose militar (solo le falta andar diciendo ¡Disciplina! Como siempre repetía la gran Raquel Olmedo en su papel de directora en "Vivan los niños"), siempre esta ese defecto de tener personajes caricaturescos y/o infantiloides más de lo que deberíamos ver, y por supuesto los amores juveniles a primera vista con las infaltables miradas de burro, largas y en primer plano (y si los ojos son verdes o azules mejor).     

Del elenco juvenil no me da mayores expectativas, fuera de Renata Notni que increíblemente todavía da en el personaje de adolescente y se le nota mejor que cuando la improvisaron como actriz principal en “Amor de barrio”; después ninguno de ellos me llama la atención, fuera de la crítica que todas las chicas parecieran ir con el maquillaje correcto y una incluso va a clases muy elegante, no se quizás así son las escuelas mexicanas, y de lo que estoy harto es del diseño de los uniformes se cuidan de no poner microfaldas como las detestables de "Rebelde" pero aun así estoy viendo el mismo estilo de uniforme de "Grachi", y aquí te das cuenta que repite el error de verse demasiado superficial como le paso a "Antes muerta que lichita" en presentarnos personajes sumamente producidos y otra cosa es que ambas no están haciendo el humor propio de los mexicanos ¿O me equivoco?. Por lo demás la telenovela tiene la dinámica familiar y amorosa como cualquier otra. Y lo que realmente me termina de descuadrar es el trabajo en las dos escuelas, no le veo sentido y entorpece la dinámica de tener una historia más centrada en un solo ambiente y es que esa polifuncionalidad de la maestra Esperanza no me la termino de creer.

Se nota que Juan Osorio a puesto empeño en esta producción, que con apenas un par de tomas aéreas le saca lustre a su tecnología comprada en la mismísima corea (ademas de que la historia se nota que mama de las producciones orientales, sobre todo en su meloseria y situaciones cuadradas) y que desde el inicio se remarcó que era una historia original (para mal), para pena de muchos tener una premisa con un policía infiltrado en una escuela no es precisamente lo más original que logremos ver, pero tampoco lo era el de una bailarina haciéndose pasar como niñera en “Mi corazón es tuyo” que fue un éxito totalmente merecido. Así que no cabe duda que “Sueño de Amor”, te guste o no, es lo mejor teniendo en cuenta que es del canal donde se ve cosas peores como “Pasión y Poder” o arcaicas como “SimplementeMaría” o “Un camino hacia el destino”.

domingo, 6 de marzo de 2016

0

TELENOVELA “NADA PERSONAL” (ARGOS 1996) – CRITICA. La precursora de la narconovela


Esta fue la primera gran producción entre la productora independiente “ARGOS” para la señal de la recién creada TV AZTECA y aquí se marca ese punto de inflexión en las telenovelas mexicanas cuando la real y única competencia de Televisa hincha el pecho con orgullo y dice que ellos hicieron cosas distintas (ademas que es innegable la herencia en otra joya llamada "Mirada de Mujer"), y es que se nota desde la primera escena, que lo que se va marcando desde el primer capítulo es que Camila de los Reyes (Ana Colchero) sea el punto de comunión entre la trama de corrupción en las altas esferas de la política mexicana y de un romance con un triángulo amoroso, que retrata por un lado el mundo salvaje y morboso de la prensa, y por el otro el de la policía más idealista y dura.

De alguna manera entre Pedro (Demian Bichir) y Luis Mario (debut de José Ángel Llamas), terminan por dominar la voluntad de Camila pero se justifica perfectamente porque es un personaje atormentado que ha visto morir al padre y la hermana, dos inocentes, de la manera más salvaje y recurrente entre lios de mafias mexicanas hoy en día. Camila, a diferencia de muchas, no llora por ser pobre o enamorarse del muchacho rico, y es aquí donde se comienza a marcar una gran diferencia con cualquier otra producción vista en ese momento.

La crítica social esta impuesta desde el inicio; esta historia pretende romper mucho de lo políticamente correcto de por aquel entonces, solo fijémonos que la única conversación completa entre las dos hermanas es el de la primera menstruación; mientras que por el otro lado Luis Mario hace un guiño defendiendo el consumo de cigarros y veinte años después comparemos con el texto arcaico de las telenovelas actuales de televisa, en fin en estas dos primeras semanas lo que más resalta es esa forma de ver un hecho trágico y como se va manipulando según los intereses de los comprometidos, cuando menciono que “NADA PERSONAL” perfectamente es la base de todas la narconovelas que se han hecho y que la propia ARGOS ha producido (“El señor de los cielos”), es porque no deja de ser la historia de policías contra criminales, y corrupción de alto vuelo, pero a diferencia de lo que hoy en día se ve nunca se busca ensalzar la figura de un narcotraficante conocido o de masculinizar a la protagonista convirtiéndola en una antihéroe (“La reina del sur”, "La querida del Centauro").

NADA PERSONAL teje muy bien lo que en un buen serial policiaco debería tener: una trama seria, un inicio impactante, temas vanguardistas como el del empoderamiento de la mujer o controversiales como el lesbianismo, un villano inmoral y otro en las sombras, dos protagonistas con “huevos” que luchan contra el sistema al que pertenecen y una protagonista con inteligencia pero a la vez da ganas de protegerla, y por ultimo el marco musical del maestro Armando Manzanero con una  "peruanisiama" Tania Libertar en una canción original para telenovela.

No es nada personal contra televisa, pero cuantas, antes o después de “Cuna de Lobos”, ha logrado todo eso. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog