viernes, 21 de octubre de 2016

0

¡¡¡PRIMER ANIVERSARIO DEL BLOG… y hiatus!!!

Toda la idea del este blog nació por curiosidad, así como por una gran afición al género. Como latinoamericano, y peruano, crecí viendo telenovelas en la señal abierta y más de veinte años después contribuyo con mi granito de arena en “rajar” justificándome que todo lo que escribo siempre será desde el punto de vista del televidente que soy, y nunca he puesto una línea que indique un “profesionalismo” el cual no tengo (para eso pueden entrar a esta página donde encontraran verdaderos profesionales del genero). Por eso, el blog siempre se ha mantenido en esa misma línea “editorial” poniendo énfasis en los errores y mamarrachos que puedan existir en cada producción que aparezca en la pantalla chica. En este blog es imposible que exista algún tipo de crítica constructiva, si es que el término pueda ser permitido, y no esta excepto de los errores, mala redacción, o las mismas criticas del nivel que yo posteo. En un ámbito totalmente democrático ningún comentario se modera ni tampoco se censura alguna forma de expresión poco educada, si tienen que mandar a la mierda a algún actor, productor, empresa, o, a mí mismo, el blog gustosamente le presta su espacio en la red.

Con todo esto explicado también quiero aclarar que a pesar de que soy un liberal no quiere decir que esté de acuerdo con muchas cosas que algunos aprovechan en comentar. Por eso casi nunca respondo comentarios anónimos, o, apenas y respondo con un par de palabras.

Yo rajo de las telenovelas, cumple un año de “vida” en el ciberespacio, gracias al dominio blogger que google generosamente nos brinda a muchos que tenemos ciertas aficiones y encontramos un lugar “gratuito” donde poder expresarlas. Así que el primer agradecimiento va para ellos, y lo mismo para otros servicios relacionados como el google adsense que nos da cierto apoyo económico (aunque algunos más que otros, pero eso ya es otro asunto). Hace un año, decidí mudarme de este blog para crear uno que se centre solamente en las críticas de telenovelas. El resultado fue regular en los primeros meses hasta que comencé poco a poco a recibir mayor vistas y apoyo en la página. Como hito importante me veo en la necesidad de hacer un breve resumen de las estadísticas hasta la fecha, para quizás, dentro de unos cuanto años más, si todavía hay tiempo y ganas, hacer las respectivas comparaciones.

A nivel de vistas el blog hasta la fecha tiene la nada despreciable cifra de 90 000 vistas totales (redondeando), según las propias estadísticas que nos da blogger. Hay que aclarar que lo de vistas y visitas es totalmente diferente, y hay ciertos criterios para medir estadísticas que manejan distintas páginas. Para no hacerme una telaraña en la cabeza no quiero ir más allá, ni tampoco me importa. Un dato importante es que el mes de  septiembre de este año logre mi mayor pico superando las 14 000 vistas, lo que significa es que voy en subida con respecto a otros meses anteriores, de ahí la entrada con más vistas es CLÁSICAS DE TELENOVELA: “MI SEGUNDA MADRE” (TELEVISA 1989) – CRITICA. No todas las madrastras son brujas" con 6000 vistas en total, mientras que la menos visitada es TELESERIE ARGENTINA "ENTRE CANÍBALES" - Critica con apenas 24 visitas.

En cuanto a comentarios el total de recibidos es 229 de los cuales 55 fueron el último año. En este punto me gustaría recibir mayor cantidad de comentarios, especialmente porque ayudan en la visibilidad del blog. Otro asunto es que muy pocos usan la caja de comentarios de Facebook que tengo insertada. Ni que decir mis otras redes sociales como twitter, google+ o google friends conect que desde el inicio parece que solo las tengo ocupando espacio en la side bar del blog. A ver si este año recibo mayor apoyo desde esas redes sociales.

Como otro hito importante de este año quiero comentar mi participación en un concurso de críticas de telenovelas promovido por un blog español, agradeciendo a su administrador, Gafemo, por la oportunidad. Desde aquí recomiendo el blog     como buen seguidor que soy. Y si les interesa darle una mirada en este enlace lo pueden hacer . Y ojala no sea la última vez que se de esta iniciativa y, porque no, usar la misma idea en mi blog más adelante. Claro que para eso primero tendría que tener una cantidad de seguidores adecuada.

Ya como último párrafo antes de la despedida quiero aclarar unas cuantas cosas sobre las secciones. El blog está más centrado en la CRÍTICA A LA TELENOVELA de distinto países. Ahora no siempre se puede meter en el mismo saco a todas las telenovelas. Por eso es que cuando hay un estreno, solo al primer o máximo tercer capítulo publico lo que vendría a ser una primera impresión o un comentario rápido. En caso de que algunos estrenos sean clásicos ochenteros o crea que por sus repeticiones merezcan la pena llamarlos así estarán tituladas como CLÁSICAS DE TELENOVELAS, cuando haya un par de telenovelas que tengan ciertas coincidencias en la temática o si por algún motivo coinciden en fecha de estreno o parecido serán 2 X 1, haciendo ver que me las despacho a la vez. Por ahí tengo un par de entradas de OPINIÓN, u otras en donde hago una PREGUNTA a modo de que todo el post o entrada será una respuesta argumentativa. Siendo la sección más importante y, definitivamente, la más trabajada, todas las publicaciones de CRITICA FINAL. Son estas publicaciones de las que me abre visto, por lo menos, más de la mitad de la telenovela, obviamente, incluyendo la semana final.

Entonces ¿no veo todas las telenovelas? ¿Aquellas que sigo no las veo completas? Con toda sinceridad, ¡¡¡No!!! Lo que pasa es que las telenovelas las veo por la televisión, esa nueva costumbre de verlas por internet no la practico, ni la practicare cuando se trate de una telenovela (cosa distinta son las series americanas o películas). Pero siempre hago mi mayor esfuerzo, y hay varias que se acomodan a mis horarios, especialmente, las que se emiten por cable, debido a las repeticiones o las maratones de fin de semana.

Haciendo un paréntesis tengo en mente para el próximo año implementar una nueva sección sobre el recorrido de artistas. La idea es no centrarse en aquellos reconocidos internacionalmente o grandes figuras, sino actores con roles pequeños o que hayan hecho buenos secundarios y que la mayoría desconozca desde su nombre. Tengo un par de nombres para empezar y ojala se pueda acomodar en el blog.

Ahora sí viene el agradecimiento final para todas aquellas personas que sigan el blog, los que de casualidad aterrizan por aquí (que son la mayoría), los que hayan comentado con nick o anónimamente, para todos los de la fan page del Facebook o para los diez gatos que tengo como followers en el twitter. Todo lo que reste de Octubre entrare en hiatus como primer y merecido descanso, esperando (con ganas) al último estreno del año de televisa protagonizada por Silvia Navarro, “La Candidata”, que deber ser el primer raje del segundo año del blog. 

miércoles, 19 de octubre de 2016

0

LA PREGUNTA: ¿Por qué las telenovelas de Thalía son tan exitosas?


Esta semana el canal tlnovelas, perteneciente al grupo televisa, estreno (si así se puede considerar)  la enésima repetición de “María Mercedes”. Lo más curioso es que antes de este “estreno”, el canal decidió cortar la telenovela anterior, “Primer amor”; entiéndase que la necesidad de un canal de cable debería ser distinta al de la señal abierta si el caso fuera la baja sintonía, pero por razones “x” se dio así. Otro asunto es el status de las telenovelas de Thalía en países como el nuestro, donde, por ejemplo, paso sin pena ni gloria “El hotel de los secretos”, una de las propuestas estelares de este año de televisa, y que salió del aire a la semana en un horario totalmente permisivo como son las mañanas, a pesar de eso, lo termina sustituyendo un unitario llamado “La rosa de Guadalupe”, que ya se trasmite por las tardes, no una sino dos veces con relativo éxito, y que por default es el relleno en la programación de americatv (incluso ahora por encima de “el chavo del 8”). ¿Pero qué hubiera pasado si en su lugar alguna telenovela de Thalía, apellídese “del barrio”, “del mar” o la “del mercedes”, se hubiera repuesto? Lo más seguro es, que como todas las veces anteriores, hubiera llegado a los diez puntos de rating.

A tal caso una de las razones más poderosas de este éxito descomunal se deba a esa nostalgia noventera de la que gozan las telenovelas mexicanas, dejando un lado el factor “Thalía” centrémonos en los guiones casi monopolizados de la actriz, completos mamarrachos de niveles circenses pero totalmente irresistibles del cual cada generación tiene derecho a gozar. Eran los noventa y la formula funcionaba, además que el training de las telenovelas de Thalía son únicos e irrepetibles. No hay que olvidar que las telenovelas de Thalía, todas, son refritos de algun folletín de Ines Rodena, siendo el caso más conocido el de “Los ricos también lloran” (otra con mucho pan por rebanar para otro momento). Hoy en día en asunto es distinto, por eso productores como Emilio Larrosa, Salvador Mejía o Juan Osorio, que se quedaron en los noventa, han visto fracasar varias telenovelas con este mismo guion.

Otro punto a favor es el molde villana desbordada. En “María Mercedes” el plus lo daba la hermana, Laura Zapata, interpretando un rol para el que nació y con el que morirá. En “MariMar” el asunto no es tan distinto, solo que en esa ocasión Chantal Andere procura ser una villana un poco más elegante. Mientras que en “María la del barrio” tenemos a Itati Cantoral y su “Soraya Montenegro”, icono noventero y casi indestructible. En más de una ocasión las villanas de las telenovelas de Thalía le roban protagonismo, y eso siempre gusta. Además, todas las  frases (ofensivas) que soltaban se han convertido en muletillas del colectivo popular. “Maldita billetera”, “Maldita lisiada”, entre muchas más.

El caso de los galanes en las telenovelas de Thalía es distinto, un poco se dejan llevar por la historia, que para efecto es casi de molde; por ahí las actuaciones de Peniche, Capetillo y Colunga las podríamos definir como románticas, tropicales y totalmente pasionales, respectivamente. En los tres casos la actriz logra una química envidiable; y que con el registro actoral de cada actor, su cuento de amor siempre pasa por etapas de desilusión, acoso e, incluso,  la locura. Los galanes en las telenovelas de Thalía son tres efectivas parejas (maduras) con ciertos toques personales (Colunga, era alcohólico; a Peniche, le mataron a la novia; y Capetillo, odiaba a su familia) que siempre se casaron por obligación, pero que al final se terminan enamorando.

Por otro lado tenemos las argucias del guion. Es fácil recordar la trama de cualquier telenovela de Thalía, solo basta en saber que será pobre y comenzara con algún oficio muy popular como vender billetes de lotería o ser recicladora (haya en México “pepenador”). Después, ya sea por adopción o porque se encontró con su padre millonario, se volverá culta y elegante. En este punto también encontramos escenas emblemáticas, son aquellas en las que la actriz tendrá que demostrar todo su dominio histriónico para: Gritar en una obra de teatro, saltar de la mesa, agarrarse de las mechas o humillarse de rodillas y recoger una “joyas” con la boca en pleno barro, y un largo etc. En medio pasara por el manicomio o la cárcel. Quien no recuerda algunas de estas escenas.

Pero si de cosas locas mencionamos, quizás, lo más recordado sea el tono violento que adquieren las telenovelas de Thalía, y si de violencia hablamos, ninguna escena como la del ataque a la maldita lisiada y el apuñalamiento con las tijeras a “nandito”. Hoy en día un viral de internet.



Ya he hablado del argumento, los villanos, los galanes, y el guion, pero ¿Qué tal actúa Thalía?, ¿actúa? O todo le salía natural en ese momento. “Las tres Marías” que interpreto Thalía son un poco más de lo mismo, a pesar de eso, cada una es reconocible, y sobre todo, la personificación es cultura popular. Y ahí radica el éxito verdadero de su etapa como actriz. Cuántas veces hemos visto actrices encasilladas y que terminan cansando, como el caso reciente de Victoria Ruffo en “Las Amazonas”; otro asunto es que Thalía se retiró en una etapa adecuada, cuando las telenovelas mexicanas eran sinónimos de circo callejero; y ya para terminar, no hay que olvidar que la mujer además de “actuar” también cantaba sus temas de entrada, que a esta alturas se han convertido en hits musicales. Por ahí hay el rumor de que la actriz desea regresar, ¿para qué? Si la veo todos los años, yo mejor me quedo con las repeticiones de sus telenovelas ¿o no?.    

jueves, 13 de octubre de 2016

0

TELENOVELA “FUEGO EN LA SANGRE” (Televisa 2007) – CRITICA. Erotismo charro y no tan charro


Como bien deben saber, “Fuego en la sangre”, fue la versión mexicana de “Pasión de gavilanes”, que a su vez fue adaptación de una telenovela colombiana, y que después tuvo otro remake; el clásico moderno producido por Telemundo llamó la atención por su estampa masculina y por esa predominancia del amor salvaje y lleno de fogosidad entre sus parejas protagónicas como contraparte al romance rosa y cursi. Entonces, los “hermanos reyes” quedaron en el colectivo común como tres troncos de músculos cada uno con cierta característica física particular.

El caso de las mujeres es distinto, nos encontramos con otros tópicos como la represión sexual, la falsa sexualidad de una de las hermanas y la mujer traumada por una violación incapaz de tener una relación sexual (salvo con el protagonista). Además de un machismo imperante arcaico, que a pesar de tratarse en una época actual, obligaba a la protagonista a casarse para salvar su honra.

En “Fuego en la sangre” el erotismo adquiere un matiz centrado en el charro, con tres protagonistas cien por ciento mexicanos, del gusto popular, e irónicamente adquiere un tono mucho más “homoerotico” cuando vemos en primer plano a tres hombres “pasados de músculos” amasando harina con cierta intensidad.

Como buena telenovela mexicana todo se exacerba, a tal caso encontramos una joven enamorada de un completo anciano, paseos en calzoncillos, la seducción del villano a una mujer mayor, baños al sol, aquella obsesión de Susana Zavaleta por el "sexo" con Eduardo Yañez casi a  niveles de violación, o esa forma en como Diana Bracho abre los ojos cuando pilla in fraganti a Jorge Salinas en la cama y ve su "talento" entre las piernas, y un sin fin de fantasías ante el macho mexicano a medio afeitar.   

No son pocas las telenovelas que aprovechan este tipo de erotismo, todas aquellas protagonizadas por Mario Cimarro tendrán ese factor a su favor ("Gata Salvaje", "El cuerpo del deseo"), en la factoría nacional tenemos a Cristian Meier que como requerimiento internacional se ha visto comprometido a cuerpo y alma en "La Tormenta", "Doña Barbara", y al igual que en el caso de las mujeres hemos visto en infinidad de ocasiones hombres duchándose, otros bañándose en ríos, y por supuesto, peleas entre dos machos “alfa” por una misma mujer, incluso algunos, cayendo de las escaleras en calzoncillos (“Sortilegio”), pero si de escenas "homoeroticas" hablamos ninguna se compara a la que protagonizo Fernando Colunga en "Soy tu dueña", cuando vemos, subliminalmente, la forma en como se sobajea el cuerpo con el jabón.

martes, 11 de octubre de 2016

0

TELENOVELA “GATA SALVAJE” (Venevision 2002) – CRITICA. Circo, sudor, y... ¡¡¡mucho sexo!!!


GATA SALVAJE, un éxito indiscutible en Latinoamérica, y con más de una repetición en el Perú, es una versión libre (a pesar de que la Wikipedia no lo ponga) de cualquier refrito mexicano protagonizado por Thalía en los noventa, al final, es más de lo mismo: La protagonista, Rosaura, vive de repartir comida, convive con un padre alcohólico y sufre el desprecio de la madrastra y hermana, además, desconoce que en verdad es la única heredera de su abuela millonaria. El folletín de Inés Rodena debió ser revisado, mas no copiado.

Lo más “original” de la telenovela es que al inicio encontramos cierta aura de misterio, la villana, la siempre efectiva Marjorie de Sousa cuando no se le exige demasiado, desaparecerá en medio de una tempestad montada en post producción. Después, Luis Mario, atormentado por la culpa, decidirá regresar a rescatar la fortuna familiar. El actor, Mario Cimarro, con menos experiencia, arrastra los mismos problemas de carisma, a pesar de eso, el papel es suyo y él lo sabe cada vez que entra en escena, y sobre todo, cuando luce sudoroso.

La mezcla de la farsa (Luis Mario se casa con “la gata salvaje” solo por disgustar a la hermana), garantía de las telenovelas mexicanas, aparecerán en cada escena que se necesite. Al igual que las “Marías” de Thalía, la gata con acento miami, tendrá que sacar las garras para montar el circo, y arañar a cualquier “arpía” que se cruce en su camino. Marlene Favela, es víctima de su propia trampa, y caerá en excesos cómicos, a pesar de eso, la sensualidad del personaje rescatara la telenovela (especialmente en las escenas de cama).

Los actores de “Gata Salvaje” se encuentran “al natural”, en su zona de confort, y la mayoría (de origen caribeño) no tendrán que “mexicanizar” el acento. Encontramos dos caras de la moneda, mientras que las locaciones proyectan el ambiente caribeño y cierto brillo en la noche, cuando entran a interiores nos topamos con cartón frio e inflamable, como otro (mal) tópico mexicano. El otro factor clave de la telenovela es la violencia con la que el guion intenta sacar lustre a su efectismo. Y dentro de ella, se encuentra una de las escenas más icónicas (y ridículas) de las telenovelas del siglo veintiuno: los cocodrilos, y la muerte en el pantano.

Ya otras empresas de la región han seguido con relativo éxito el  molde miami, siendo Telemundo la principal heredera con historias como “Marina”, versión tropical de “María la del barrio”. “Siempre tuya Acapulco”, fue un intento de tv azteca, aunque sin resultados efectivos.

Televisa, con su propio remake, probo suerte con Marlene Favela, en “Contra viento y marea” la encontramos, nuevamente, esclavizada por su cuerpo. “Mar de amor”, con Mario Cimarro, es otra historia rosa tropicalizada, y “curiosamente”, la escena en donde los protagonistas se conocen es muy parecida a la de “gata salvaje”, con la avioneta cayendo como protagonista. Y si de copias descaradas hablamos, la muerte de la villana en “Tormenta en el Paraíso” es sospechosamente parecida a la de “gata salvaje”.

No son pocas las herederas de las telenovelas made in miami, pero es “Gata Salvaje” la madre de todas, donde sus actores arman circo, traspiran sudor, además y... mucho sexo.   

jueves, 6 de octubre de 2016

5

TELENOVELA “MUNDO DE FIERAS” (TELEVISA 2006) – CRITICA. Un sancochado de ideas y de actores


El “sancochado” es una sopa a base de las sobras del día anterior, se hierve el arroz, y se le agrega papa y condimento. Al igual, “Mundo de Fieras”, producida por Salvador Mejía, fue un “sancochado” de ideas, actores pasados de hervor, una papa verde llamada Gaby Espino que hizo debut y despida en televisa, y un mal casting que termino condimentando esta telenovela.

La versión mexicana de “Mundo de Fieras”, irónicamente, carga los mismos pesares de la última versión, “Pasión y Poder” (televisa 2015), como una farsa de poder económico (en este caso entre dos hermanos gemelos), farsillas amorosas cursis (el “Romeo y Julieta” moderno), cierto tinte rosa (la joven humilde y el taxista), el sempiterno problema del hijo (diez años atrás ya existía el ADN ¿o me equivoco?) y, además, esa poco efectiva pareja juvenil formada por Sebastián Rulli y Sara Maldonado que no salen del cuarto de habitación en toda la primera semana (¿o será que dio más gusto verlos en la cama que actuando?).

El otro problema es la sobreactuación de sus villanos de cierta aura oscura. Uno tuerto con parche pirata que siempre viste de oscuro, y otro con tendencias esquizofrénicas y tics nerviosos, son matices interesantes en la premisa, pero puestos en práctica ridiculizan a los personajes tanto como lo hacía ese tatuaje “impostado” en el pecho de Fernando Colunga. La otra cara de la moneda es el Cesar Évora súper atormentado por la esposa y la culpa. La falta de una buena dirección (lo mismo que le paso a Jorge Salinas en su turno) termina de perder al mejor Cesar Évora de los noventa que, como pocos, siempre se desenvolvió con solvencia en el perfil de bueno y de villano, aquí le exigieron las dos cosas y “la gracia” les salió por la culata.     

Las mujeres de la telenovela carecen de elegancia, se sobre maquillan y visten (y actúan) mal. Edith González carga la cruz de villana made in televisa de ser una asesina en potencia. Mientras que Gaby Espino anda perdida en el espacio, cuesta creerle, y sobre todo parece mala actriz. Véanla en “Más sabe el diablo” y comparen. Un poco más de lo mismo es el caso de Laura Flores y su abnegación como esposa maltratada (¿está también se terminara enamorando de su maltratador?), y de todo el star system femenino es la más opacada.

Vemos problemas técnicos en el montaje, la sobre decoración “tapiz oscuro” de utilería o lo poco efectivo en la dirección de cámaras al momento en que usan dobles, notándose el “truco”. La caracterización femenina es de espanto, y la masculina, ridícula.

Cuesta encontrar algo bueno en esta “telenovela”, por ahí cierto asomo a una seducción muy lasciva a la sirvienta de la casa o ciertas escenas de violencia, todas con elementos muy mexicanos como las (malas) escenas de cama. Aparte de eso, poco o nada tiene esta telenovela, que retrasmitida por el cable no hay mejor comparación que se me ocurra a un sancochado de ideas y de actores, pero uno que se pasa de rancio. En fin, telenovela más del “rey midas” Salvador Mejía, que de aquí en adelante solo hizo porquerías.  

martes, 4 de octubre de 2016

0

TELESERIE “CELIA” (Fox Telecolombia 2015) – CRITICA. No es la producción que atv necesita


Hace unos años la televisión peruana experimento un fenómeno de casi cuarenta puntos de rating, y no estoy hablando de algún final de temporada de “Al fondo hay sitio”, sino de la miniserie biográfica de la cántate folclórica Dina Paucar. Abriendo el camino para que la pantalla chica local se viera bombardeada de producciones con el mínimo de presupuesto y un molde auto calcado, así desfilaron ídolos populares de igual calibre como: Augusto Ferrando, La muñequita Sally, Sonia Morales, Jony Orozco, Chacalon y un largo etc. Todas con fortuna similar.

La fórmula, de la entonces “pionera” Michelle Alexander, era manipular a la audiencia con historias llenas de sentimentalismo barato, donde la premisa estaba marcada por el tono aspiracional a través del talento artístico “innato”, y un entorno lleno de clichés, desde la humildad (muy aperuanada) en la niñez de los protagonistas y una serie de eventos con similar parecido a cualquier telenovela, además de que con buen ojo la mayoría de historias vendían cierto morbo público de ventilar la vida privada del artista, algo que siempre encanta al espectador peruano.

Pero no es el Perú el país que haya explotado este formato, y menos exportarlo, después de todo, como cualquier otro fenómeno se terminó sobre explotando en nuestra ingrata televisión.

A diferencia, la televisión colombiana supo manejar mejor la idea y dejo cierta marca en sus producciones etiquetadas como bionovelas, a tal punto que hoy los mexicanos, siempre falto de ideas, cada vez se inclinan más por este tipo de producciones (“Hasta que te conocí”, “Por siempre Joan Sebastian”).

Las bionovelas, son producciones pensadas para satisfacer el gusto local, y la mayoría pasan por etapas de desarrollo ligadas a la vida, pasión y muerte (mientras mas mediática mejor) del ídolo popular. Pero algunas logran un mejor desarrollo apoyadas en cierto contexto que enriquece la historia, en ese punto se encuentra, por ejemplo, “La ronca de Oro”, que se llegó a emitir por canal 13 perteneciente al grupo atv, y que trataba de una mujer (de clase social alta) que luchaba contra la sociedad machista a través de la música ranchera, mal vista por ese entonces. Todo apoyado por una solvente puesta en escena.

Muy parecido es el caso de “Celia”, la nueva bionovela que canal 9, sorpresivamente, ha estrenado esta semana en horario vespertino.

Con “Celia” descubrimos la misma fórmula de manual de las que cuelgan estas producciones. Partimos de la juventud de una Celia Cruz, cuyo talento es indiscutible, pero tendrá que luchar contra las posturas machistas del padre y la sociedad. Hay un tema racista y sexista que ronda tibiamente el primer capítulo. Mientras que la Cuba de mitad de siglo veinte se la presenta con un tropicalismo de la mano de la exuberancia de las mujeres que desfilan en sus calles. A la actriz le sienta mejor cantar como Celia Cruz que actuar como ella. Mientras que por ahí asoma cierto culebrón con quien más tarde será su esposo Pedro Knight, que se nos presenta como un don juan cubano. El aspecto técnico, de caracterización, con look a lo betty la fea, o el de ambientación es regular.

El primer capítulo de “Celia” es demasiado cuadrado, se hace largo con esas “farsas” amorosas y escapes por los techos, carece de atractivo para el público peruano o para cualquier otro país que no pertenezca al radar caribeño, y es más factible acercarnos a la vida de un Juan Gabriel (recientemente muerto) que a la de Celia Cruz, que lleva más de diez años de fallecida.

En conclusión, “Celia”, dudo que sea una producción que levante la sintonía de atv. Un canal que tiene como abanderada a la Dra. Polo y sus circos en “Caso Cerrado” que inmediatamente después se trasmiten. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog