martes, 28 de marzo de 2017

Pin It

Widgets

0

TELESERIE ''CALIGULA, el ángel vengador'' (IGUANA PRODUCCIONES 1993) - CRITICA. Historia de la television


A la repetición de Natacha en las tardes, panamericana televisión, gracias al acuerdo que tiene con latina, le suma “Calígula, el ángel vengador” a su parca programación de las noches. La producción de Iguana está basada en el caso Calígula seudónimo de Fernando de Romaña Azalde. Hasta donde sé el apodo de Calígula lo obtuvo de la película del mismo nombre que contenía fuertes escenas de sexo explícito y que estaba prohibida para menores de edad (la he visto por cable). De joven se hizo pasar por adulto y logro ver la película en el cine. Cuando apareció muerto junto con un amigo en la carretera a Cieneguilla lo único que hizo es levantar el mito además de que lo rodeo de extorsiones del tipo sexual. Lo más importante: es un crimen que hasta la fecha no ha sido resuelto.

Es obvio que los de la entonces FrecuenciaLatina fueron oportunísimos pensando en todo el morbo que levantaría una teleserie del caso másmediático de ese entonces. El otro atractivo es que era una historia que tocaba círculos de pitucos. Y lo principal, tenía un desenlace trágico. Pensando en una época sin internet, el espectador de la época seguramente veía la teleserie pensando que al final descubriría la verdad del asesinato. Ahí se encuentra el primer acierto de la teleserie; además, la realización con la que está pensada pone en primer ángulo dos componentes infalibles en el cine del género negro y que aquí están bastante  bien llevados: la investigación periodística y la policiaca. Guardando distancias a lo que hoy se hace en la tv americana, “Caligula, el ángel vengador”, es nuestra true crimen lorcha.

Es cierto que la imagen apenas soporta el formato actual, aun así, y a pesar de que la serie es un bombardeo noventero (esos bue jeans son nostalgia pura), su principal aporte es que está pensada con la mayor adultez posible para ser una ficción peruana. La teleserie no nos engaña, sino se guarda el misterio para ir conociéndolo a punta de presentación de personajes e interacciones con el propio Calígula. La teleserie se maneja en dos tiempos, algo que para la época supongo debió ser bastante original. Además que el inicio está muy bien graficado. El impacto del primer balazo que recibe el amigo de Calígula es de golpe, chorreando la sangre en el parabrisas del auto.  Y el lenguaje tiene líneas del tipo “tú eres otra vieja que se tiraba''. ¿Cuantas escenas de este tipo vemos en las novelas de Michelle Alexander?.

Lo que te muestra la ficción es que Caligula era un joven clase mediero, pintón y con jale que se metía en problemas casi gratuitamente. La teleserie peca un poco en hacer de Julián Legaspi un bacancito sin mayor conflicto aparente. Su compinche de juerga, Renato Rossini, no aporta nada salvo la pura compañía. Lo de Leslie Stewart es para tomar en cuenta, ya que su actuación no estaba mal para el personaje que interpretaba. Lástima que no puedo decir lo mismo de su actuación actual. Un detalle, su personaje fuma. Algo impensable de ver hoy en, por ejemplo, VBQ Todo por la fama. La vida nocturna de la Lima más Miraflorina está presente. La línea de ''que empiece la juerga'' es historia de la televisión nacional.

Pero lo que si no tiene precio es ver a Julian Legaspi golpeando a un pavaso Cristian Meier.  Vueltas que da la vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog