Ir al contenido principal

Entrada destacada

#ENTREVISTA a Kenia Gascon (@Keniagascon), reconocida actriz mexicana

Actualmente, se puede ver "Marimar", en una de sus tantas repeticiones por canal 4. Y es que la novela, protagonizada por Thalia es un clásico y un éxito hasta el día de hoy. ¿Pero que seria de esta novela sin sus recordadas villanas y sin esas escenas de gran impacto como la de la muerte de los abuelos de la protagonista?. ¿Y que serian de los villanos sin sus cómplices de maldad? Para mi ha sido una fortuna poder contactar con una de las villanas de esta historia, Antonieta. Interpretada por la actriz mexicana Kenia Gascon. Donde nos comenta sobre sus participaciones en otras recordadas novelas antes y después de "Marimar" (la cual incluye una cinta ochentera de culto protagonizada por el mismisimo David Carradine). De sus múltiples aficiones artísticas y de sus nuevos proyectos tanto en la actuación como en el mundo de las artes. Deseándole lo mejor en todo lo que realice y agradeciéndole por la gentileza que tuvo desde el primer momento en que me comunique con …

OPINION: “De vuelta al barrio”, es un humor blanco que se pasa de inocente

Uno de los mayores vicios de la televisión nacional a lo largo de su historia son los programas de humor. Aunque en estos últimos años este pasando por la decadencia siendo el único sobreviviente el wasap de jb que tiene como cabeza (sempiterna) a Jorge Benavides y compañía. Lo cierto es que, en su dinámica de humor, el chiste es sinónimo de imitación, la imitación a su vez es la parodia, y la parodia se convierte en ridiculización de la persona convertida en personaje por obra y gracia de la caracterización. La mala praxis de no tener guionistas y de venir de la herencia maldita de los cómicos ambulantes junto con mezclar los comediantes con los cómicos ha hecho de este programa el reciclaje máximo del humor peruano estancado desde siempre en el sketch cuasi absurdo, con el chiste en doble sentido (cada vez más permisivo mientras pasaban las décadas) y la sobre explotación de lo escatológico y la mujer (recuerdo mis años de adolescencia viendo “risas de américa” y cómo se desvestía a las vedettes por simple mediocridad creativa).

Luchando con esta vertiente de humor fácil, por llamarlo de alguna manera, se encuentra el humor en forma de ficción seriada que desde los tiempos de “1 000 oficios”, pasando por la buena hasta donde pudo “Así es la vida”, hasta la más famosa de todas y éxito indiscutible de audiencia por méritos propios “Al fondo hay sitio”, optan por un tono de comedia mucho más familiar, centrado en el día a día, en lo peculiar de sus personajes, y que lejos de algún enlatado o formato telenovelero extranjero sea algo reconocible para el público peruano.

Así pues, De vuelta al barrio toma el relevo de AFHS tras su final y con ello todas las responsabilidades no solo en cuanto a rating sino también en perpetuar el género y formato. ¿Lo estará haciendo?    



Si bien no soy un televidente fiel de la teleserie nacional, si logro verla regularmente. Y siempre noto que su mal endémico es que sus personajes se encuentran sumergidos en las impotencias de un guion irregular, una falta de compromiso real con el contexto del Perú de los setenta, y una idealización americanizada de la época (el outfit de los personajes hablan por ellos mismos). Todo lo contrario a lo que ocurría en Al fondo hay sitio ocurre en De vuelta al barrio. Dejando un lado las actuaciones (o sobreactuaciones), los recursos de producción (las escenas de coche dan vergüenza ajena) o los modismos tácitos del humor con el que juegan o recurren a manera de clichés (el travestismo) la teleserie no está ni en los 70’s ni en el Perú.


A esto hay que sumarle la inocencia del guion. Pongo como ejemplo los dos últimos capítulos que tuvieron como gancho humorístico la visita de los padres de Oliverio (Eric Elera) junto con toda su tropa. Convirtiendo las ocurrencias de una familia provinciana en algo menos que simpático y lleno de estereotipos e inofensivo. La familia de Oliverio mezcla el español con el quechua y cuando usa el segundo idioma da la impresión de rareza; como buena familia provinciana (y mas de la epoca) es amplia, sus hermanos tienen nombres desde “el Venancio” hasta “la Casimira”, uno de ellos no distingue a las gemelas y ve doble a la prima gorda “Pepa”, se levantan con el canto del gallo, las mujeres cocinan cantando mientras que los hombres van a la chacra aunque esta sea el jardín de Malena. En ese mismo sketch largo que fue su visita tenemos otros momentos algo hilarantes. A Malena la sorprende la burra de la familia –cuya anécdota es que tiene nombre de mujer - mientras está dándose un baño de espumas y espera la visita de su “Pichón” vestido como “zorro”. De aquí saldrá una línea de dialogo con doble sentido en una escena posterior (“Ayer le saque el “burro” a Malena”). Y de esta misma visita la teleserie opta por la linea de dialogo de la sitcom (sin risas enlatadas) cuando la tia "Pepa" le hace un cumplido al menor de la familia y dice que "se lo quiere comer" e inmediatamente todos grintan "¡No!". Chiste con gag funcional a medias, como la propia teleserie.

El capítulo cierra con la familia regresando a su pueblo acompañándolos el propio Oliverio y siendo despedido por la Felicitas – amén de la buena interpretación de la actriz Nidia Bermejo, que ha logrado el mejor personaje de la teleserie -, después de todo de eso se trata y el título de la teleserie nacional lo dice: sus personajes siempre están “De vuelta al barrio”.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Raje a primera vista: ''Tumhari Paakhi, marcada por el destino'', estos hindús si bailan

A diferencia del inicio de Saras y Kumud, almas gemelas el nuevo estreno hindú de panamericana televisión si viene acompañada de la máxima identificación narrativa de la cultura hindú (para los occidentales) desde el principio, obviamente, hablo del baile. Vemos una coreografía llena de hindú pop (cantada por la misma protagonista), mucho color en las vestimentas y un inevitable choque casual de los protagonistas como la máxima carta de presentación de la novela. Así que Tumhari Paakhi es hindú 100%.
Si bien el empaque de la novela es ''simpática'' de ver, la coreografía dura lo que tiene que durar, y todo lo que prosigue está lleno de una magia - lo de la puerta que le da los rayos de sol y los protagonistas brillan por segundos... sin verse - que solo entenderías si vienes de ver “Saras y Kumud” unas dos horas antes, la premisa de la novela no deja dudas de los hindús solo saben contar historias de amor.


Fuera de aquellos melodramas de su cine, las novelas hindús pare…

TELESERIE “ELIF” (Green Yapım 2014) – CRITICA. Por favor, ¡ Alguien llame al "Inabif"!

Cuando uno piensa en telenovelas infantiles recordamos “Luz Clarita”, “Carita de Ángel” y, por supuesto,“Carrusel”. Pero con la turca, que Latina estrena en las tardes, uno encuentra una niña llamada Elif que sufre más que Fatmagul y Sherezade juntas. 
El problema de la telenovela es que encuentras un carrusel de sufrimiento que estalla a la primera amenaza del padrastro abusador, alcohólico y apostador. Son tantas las menciones de “…te voy a matar” que fuerza todas las escenas, tanto así, que la única forma de como puedes verla, y creer esta historia, es en tono farsa.
Tanta farsa como que una niña se suba a un camión por buscar un gato y termine conociendo a su verdadero padre. Tanta farsa como que la madre enferma en vez de denunciar al marido prefiera entregar a su hija precisamente en la casa de su verdadero padre. Tanta farsa como que se pueda apostar a una niña. Tanta farsa como que los matones de barba amenacen más que el padrastro abusador. 

Pero eso sí, no es una farsa cuando…

TELESERIE “SE ROBO MI VIDA” (Pastel Film 2014) – CRITICA. Un culebrón turco

Si Feriha era una pobre que quería ser rica, Bahar es una rica que vive como pobre.SE ROBO MI VIDA” ("O Hayat Benim") es el reemplazo perfecto en el horario y la programación pragmática de Latina, canal 2. En la telenovela vemos una especie de capricho cenicientil que logra transformar a su protagonista en una víctima de la desfortuna. 
La premisa es rápida, los primeros tres minutos logran hacer que el espectador entienda la maldad del abuelo (¿otro más?) e inmediatamente después vemos que han pasado 20 años donde la pobre Bahar ha crecido entre los maltratos de la que cree su madre (poco más y la obliga a comer cucarachas) y los caprichos de la que cree su hermana (que es tan mala que se acuesta con su novio). Claro, para que la historia sea efectiva dentro de su propia farsa, Bahar es más buena que el pan.
SE ROBO MI VIDA, es una historia ligera como la propia “El secreto de Feriha”. Podemos argumentar un hilo (valga la redundancia) argumental parecido. Es esa misma dinám…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog