Ir al contenido principal

Entrada destacada

#ENTREVISTA a Brianda Riquer

Radicada en Miami y, actualmente, retirada de la actuación tuve el gusto de hacerle esta breve entrevista a Brianda Riquer quien nos comenta sobre sus gustos, su etapa en la actuación desde los nueve años en la mítica "Dos mujeres un camino" en el papel de "Anita", la hija mayor (adoptada) de los entonces protagonistas Eric Estrada y Laura Leon, ademas de todos los papeles que hizo en los Estados Unidos posteriormente en novelas grabadas en Miami. También nos cuenta sobre su blog de belleza (el cual pueden seguir en el siguiente enlace), y como siempre, al final de la entrevista se encuentran las redes sociales de la actriz para quien guste seguirla.   


ACERCA DE USTED Si le preguntara por un libro, una película y una canción ¿cuáles serían y por qué? Libro seria los 4 acuerdos.. Me parece sumamente interesante la manera en la que el narrador explica las bases para tener mejores relaciones con nosotros mismos y con los demás, viendo la sociedad desde otra perspectiva…

Yo rajo de… “Colorina”, también podría llamarse “Yuru en la selva” y no pasaría nada

Antes de empezar, ¿alguien recuerda el final de “Mujercitas”, novela antecesora de “Colorina”?. Lo pregunto porque tanta fue la cobertura de américa televisión, que parecieran haberse olvidado de que un día antes terminaba ‘otra novela más’ de Michelle Alexander. Sera que ya estamos tan acostumbrados a que la productora haga novela tras novela que la que sale importa poco; le pasara lo mismo a “La Colorina” peruana; una vez termine ¿que sigue? ¿Acaso la versión peruana de “Los ricos también lloran”? llorara Lucia Mendez como Gisela por esta nueva versión? sabrá ella o lo interesara algún Mexicano el remake peruano?


En fin… con un bombo y platillo sui generis se estrenó el martes 26 de setiembre Colorina (porque hasta en eso es innovadora la productora, ella estrena el segundo día de la semana). El proyecto llevaba ventilándose desde el año pasado. Incluso iba a ser el lanzamiento de Millet Figueroa, quien grabo un promocional. Como Michelle Alexander no es nueva aprovecho la repercusión, mantuvo en espera un buen tiempo el proyecto, cuando oficialmente tuvo luz verde resulto que la chica realitie no sería la protagonista y el papel protagónico termino en manos de Magdyel Ugaz. Las redes se pronunciaron, la actriz se defendió, lloro y estas dos últimas semanas el Perú estaba a la expectativa, y todo por una novela que no es ni mexicana – la original es chilena -, para su mala suerte por el cable están repitiendo el segundo remake que se hizo en México Salome (de la que ya comente en Salome, dejate seducir pero nunca te enamores) y que en el rating no le va muy bien - en su debut lidero con 22 puntos; el segundo día bajo a los 19… y sigue bajando -.

En cuanto al protagónico, si el molde a copiar era tanto la novela de los ochenta como a Lucia Méndez, la mejor opción hubiera sido Millet Figueroa - con un parecido en el rostro innegable - para la primeras dos etapas de la novela. En cuanto al físico, la chica tiene mucho con que defenderse. Incluso con un buen manager podría trabajar en alguna cadena americana para latinos como Telemundo o Univisión. Por ahí lo de Magdyel Ugaz hubiera sido más convincente para la primera etapa cuando apareció por primera vez en pantalla en 1000 Oficios. De rostro más angelical y mucho más delgada. La actriz actualmente tiene un físico dispar. Y tiene la edad que aparenta.

Pero los problemas de la novela van más allá de la protagonista y arrastran todos los derroteros de las novelas anteriores de Del barrio producciones. En la versión peruana, la protagonista, Fernanda, es una joven de la selva que viste como Yuru, la princesa amazonica (producción en la que también estuvo Magdiel Ugaz), es una virgen (para que cuando la violen sea más dramático e impactante) con un floripondio en la cabeza, y su novio es Cristian Domínguez (convertido en el actor fetiche de la productora). La madre esta moribunda (a la muerte de esta el drama se convierte en melodrama puro y duro de los setenta) y no tiene padre sino “padrastro” (quien es el que vende su virginidad).

En el par de capítulos que siguen, la protagonista remastica diálogos que quieren darle un brío feminista al personaje que ahora es dueña de su propio destino y quien trabaja en un meretricio a modo de cabaret. Una cosa lleva a la otra, porque el destino de todas las mujeres violadas es el del trabajo más antiguo del mundo ¿o no?. Fernanda se convierte en Colorina.

Si vemos ejemplos actuales, y comparamos, La Colorina es todo menos dueña de sus propias decisiones. El contar una historia previa, en la cual la protagonista sufre de todo, a la vez,  y de una manera casi gratuita genera el efecto contrario que debería. Tomemos como ejemplo Sherezade, la protagonista de la turca Las mil y una noches, como una mujer moderna, madre soltera, profesional y que, por salvar a su hijo, se prostituye – por una noche – con su jefe. Si bien la novela, que abrió mercado en Latinoamérica a las ficciones turcas, es un cuento la clave está en la reescritura de algo tan antiguo. A diferencia, Fernanda es una víctima del violador, del padrastro y de la propia madre.  El pack completo de la ceninicenta mexicana. Como punto de apoyo los guionistas de la novela recrean una situación de la mujer juzgada por el novio (machista) y de la localidad (moralista). Con esto redunda y victimiza, aun mas, a la protagonista. Es algo parecido, y fallido, en lo que vemos con Mujercitas y ese inicio donde los medios de comunicación acosaban a las protagonistas por ser hijas de un narcotraficante llamándolas las bellezas de la mafia


Lo mismo sucede en cuanto a la resolución de la premisa con el que la productora comienza su historia. El mafioso muere envenenado a manos de otra víctima (interpretado por Maricielo Effio), siendo la protagonista testigo e incapaz de hacer justicia o peor cobrar venganza. En los dos casos tenemos ejemplos, uno como extremo de la otra. En La Doña, novela de Telemundo y remake de “Doña Bárbara” tenemos a una mujer que se venga de sus violadores uno a uno. En ¿Qué culpa tiene Fatmagul?, la protagonista se enfrenta a la misma situación de violencia, pero en este caso la lucha es más por el lado de hacer justicia contra los violadores y la impunidad de la clase alta.  Es así como llegamos a otro cliché que la productora arropa de las producciones rosas (y que uso desde los tiempos de sus miniseries de corte popular): la protagonista huye como en Natacha, Simplemente María o cualquier otra que se le parezca.

Acerca del retrato de la familia del protagonista (interpretado por un afortunado David Villanueva porque solo en un país como en el Perú podría desarrollarse como actor), la novela muestra los mismos arquetipos de la original, representando una familia convencional de novela de los 70´s y cuyos perfiles y problemas son los mismos. Encontramos al hijo que vive en la “mansión” de los padres, el cuñado vividor, la esposa con la enfermedad, etc.
La dirección en la novela (con otra villana cacle cacle), el diseño de arte (el cabaret es para morirse con ese rojo incandescente) y las localizaciones son poco más de los mismo. La musicalización no aporta nada, lo mismo para los musicales (conceptualizados en el burdel de principios del siglo XX franceses). La idea en cómo está concebida el oficio de meretriz es timorata (e impostada por sus integrantes con esas caracterizaciones). La conceptualización con respecto al cabaret y sus integrantes es surrealista (y la pregunta sería donde encontramos uno de este tipo). El romance como la figura de La Colorina esta idealizado. Y Magdiel Ugaz como figura principal no genera ni pizca de sensualidad, y se entiende, porque hasta hace no mucho la actriz estaba haciendo un papel del tipo caricaturesco. La productora vuelve a repetir con varios actores apostando por la incorporacion de rostros famosos como el caso de Sheyla Rojas y como de costumbre, la  novela tiene cancion principal pero no intro.

¿A qué más puede aspirar la novela? No mucho… el personaje huira porque le quedan quitar el hijo (porque siempre es el hijo)… el tiempo pasara… y la misma actriz pasara por otra etapa en donde la veremos como madre de tres hijos… como si fueran los años 70’s. Así es la novela estelar de américa televisión, la que hizo llorar a Gisela, la pregunta es, ¿la vera?

Comentarios

  1. esa novela es aburrida,todos los actores no trasmiten nada ni la que hace de mala ni la que hace de buena ..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Raje a primera vista: ''Tumhari Paakhi, marcada por el destino'', estos hindús si bailan

A diferencia del inicio de Saras y Kumud, almas gemelas el nuevo estreno hindú de panamericana televisión si viene acompañada de la máxima identificación narrativa de la cultura hindú (para los occidentales) desde el principio, obviamente, hablo del baile. Vemos una coreografía llena de hindú pop (cantada por la misma protagonista), mucho color en las vestimentas y un inevitable choque casual de los protagonistas como la máxima carta de presentación de la novela. Así que Tumhari Paakhi es hindú 100%.
Si bien el empaque de la novela es ''simpática'' de ver, la coreografía dura lo que tiene que durar, y todo lo que prosigue está lleno de una magia - lo de la puerta que le da los rayos de sol y los protagonistas brillan por segundos... sin verse - que solo entenderías si vienes de ver “Saras y Kumud” unas dos horas antes, la premisa de la novela no deja dudas de los hindús solo saben contar historias de amor.


Fuera de aquellos melodramas de su cine, las novelas hindús pare…

TELESERIE “ELIF” (Green Yapım 2014) – CRITICA. Por favor, ¡ Alguien llame al "Inabif"!

Cuando uno piensa en telenovelas infantiles recordamos “Luz Clarita”, “Carita de Ángel” y, por supuesto,“Carrusel”. Pero con la turca, que Latina estrena en las tardes, uno encuentra una niña llamada Elif que sufre más que Fatmagul y Sherezade juntas. 
El problema de la telenovela es que encuentras un carrusel de sufrimiento que estalla a la primera amenaza del padrastro abusador, alcohólico y apostador. Son tantas las menciones de “…te voy a matar” que fuerza todas las escenas, tanto así, que la única forma de como puedes verla, y creer esta historia, es en tono farsa.
Tanta farsa como que una niña se suba a un camión por buscar un gato y termine conociendo a su verdadero padre. Tanta farsa como que la madre enferma en vez de denunciar al marido prefiera entregar a su hija precisamente en la casa de su verdadero padre. Tanta farsa como que se pueda apostar a una niña. Tanta farsa como que los matones de barba amenacen más que el padrastro abusador. 

Pero eso sí, no es una farsa cuando…

TELESERIE “SE ROBO MI VIDA” (Pastel Film 2014) – CRITICA. Un culebrón turco

Si Feriha era una pobre que quería ser rica, Bahar es una rica que vive como pobre.SE ROBO MI VIDA” ("O Hayat Benim") es el reemplazo perfecto en el horario y la programación pragmática de Latina, canal 2. En la telenovela vemos una especie de capricho cenicientil que logra transformar a su protagonista en una víctima de la desfortuna. 
La premisa es rápida, los primeros tres minutos logran hacer que el espectador entienda la maldad del abuelo (¿otro más?) e inmediatamente después vemos que han pasado 20 años donde la pobre Bahar ha crecido entre los maltratos de la que cree su madre (poco más y la obliga a comer cucarachas) y los caprichos de la que cree su hermana (que es tan mala que se acuesta con su novio). Claro, para que la historia sea efectiva dentro de su propia farsa, Bahar es más buena que el pan.
SE ROBO MI VIDA, es una historia ligera como la propia “El secreto de Feriha”. Podemos argumentar un hilo (valga la redundancia) argumental parecido. Es esa misma dinám…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog