Ir al contenido principal

Entrada destacada

#ENTREVISTA a Kenia Gascon (@Keniagascon), reconocida actriz mexicana

Actualmente, se puede ver "Marimar", en una de sus tantas repeticiones por canal 4. Y es que la novela, protagonizada por Thalia es un clásico y un éxito hasta el día de hoy. ¿Pero que seria de esta novela sin sus recordadas villanas y sin esas escenas de gran impacto como la de la muerte de los abuelos de la protagonista?. ¿Y que serian de los villanos sin sus cómplices de maldad? Para mi ha sido una fortuna poder contactar con una de las villanas de esta historia, Antonieta. Interpretada por la actriz mexicana Kenia Gascon. Donde nos comenta sobre sus participaciones en otras recordadas novelas antes y después de "Marimar" (la cual incluye una cinta ochentera de culto protagonizada por el mismisimo David Carradine). De sus múltiples aficiones artísticas y de sus nuevos proyectos tanto en la actuación como en el mundo de las artes. Deseándole lo mejor en todo lo que realice y agradeciéndole por la gentileza que tuvo desde el primer momento en que me comunique con …

OPINION: Los realitys de talento en la tv peruana actual


Si bien las novelas ya no hacen el mismo rating de antes, son los realitys o telerealidad los formatos llamados a ser el último salvavidas para que las televisoras de señal abierta logren mantenerse a flote por un tiempo más. En el caso del Perú, siempre han existido este tipo de programas concursos donde el talento, mayormente baile y canto o los dos a la vez, se han difundido de una manera casi de reojo copiando tal o cual show extranjero o como franquicia de éxito (The voice). Algunos han funcionado, mientras que otros han perecido a lo largo de una o dos temporadas. Aun así, los realitys dan - o deberían dar - algo que la ficción latinoamericana o las telenovelas están perdiendo cada vez más, sorpresa al televidente.

Ubiquémonos en el caso de los dos canales que transmiten, actualmente, dos shows de talentos cada uno centrándose en mostrar la virtualidad de sus participantes en un marco donde el canto es lo principal en uno, mientras que el otro apuesta por lo multifacético para encontrar ''El artista del año''. Es justo este último, que se vende con un bombo y platillo como solo un programa de Gisela Valcárcel - reina sobreviviente de la tv peruana de los noventa - podría hacerlo, el que más deambula entre lo que es (un sancochado), lo que quiere ser (un programa de nivel), y lo que nunca será (un modelo a seguir). Para el programa de la senito lo que importa es la audiencia, no olvidemos que su horario y canal le exigen rating ante todo y ante todos. Es por eso que, con la experiencia previa de toda una década con el formato más exitoso a nivel de este tipo de espectáculos televisivos como ''EL gran show'', el formato no podría dejar de existir. Al menos en su forma más básica. Ya si lo llamas ''El artista del año'' o ''Aquí no importa quien haga el ridículo'' es lo de menos.



Así pues, el programa de Gisela no es otra cosa que una versión recargada de lo que era su concurso de baile, donde lo primordial era que El artista invitado (la mayoría de su propia canal) se preste a sus intereses ya sea desde la pista de baile o la portada del día siguiente. Es por eso que el llamado siempre será a los famosos y en donde la dinámica será que fecha tras fecha vayan quedando los que más o menos tenga talento; mientras, que Patricio Parodi haga el ridículo lo más que pueda.

En la otra vereda nos encontramos con un programa más de Latina televisión que, oh sorpresa, le está funcionando como un pequeño éxito* después del fracaso de Torbellino. Si bien es el sempiterno concurso donde los participantes cantan, en esta ocasión el propósito es que en vez de un concurso en donde se vayan eliminando a los más débiles, fecha tras fecha estos mismos participantes sean retados por otros y ningún puesto que de seguro desde el principio hasta el final. A favor de Los cuatro finalistas se podría decir que si es un verdadero show de talento. Lamentablemente, el reciclaje de participantes es más que evidente y desde ese punto de vista el factor sorpresa no existe. Peor aún, cuando su apuesta más fuerte es un rostro tan reconocido (para este tipo de concursos) y con todo el mérito de una Susan Ochoa, la que a estas alturas es la vedette del concurso a la que nadie quiere retar y los que lo hacen son eliminados. Tanto la participación del público como la del jurado - con un omnipresente Pedro Suarez Vertiz que escribe sus comentarios desde el sofá de su casa -, convierten al programa en espectáculo interesante, pero que va cayendo mientras van pasando los concursantes.

Y es que después de esa sorpresa inicial en donde las dos primeras sillas cambiaron de participantes, parecieran que Los cuatro finalistas son inamovibles. Caso aparte es el de Susan Ochoa, lastima por ella que entra en el status de talento desaprovechado, y que recuerdo en un corcuso parecido de canto que gano en mis tiempos de adolescente por la señal de panamericana. La pobre tiene todo el éxito en la voz, pero físicamente debe asustar a los productores musicales. Susan es bajita, rellinita y morenita. No es Leslie Show. Se promete al ganador de Los cuatro finalistas una firma con una disquera. Si diez años atrás no logro el éxito, no creo que lo haga ahora. La pobre seguirá cantando covers en algún show propio o en otro reality.

*La última edición lidero el domingo ganándole por la mínima diferencia al programa del cuatro, “Mi mama desperdicia la comida mejor que la tuya”

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Raje a primera vista: ''Tumhari Paakhi, marcada por el destino'', estos hindús si bailan

A diferencia del inicio de Saras y Kumud, almas gemelas el nuevo estreno hindú de panamericana televisión si viene acompañada de la máxima identificación narrativa de la cultura hindú (para los occidentales) desde el principio, obviamente, hablo del baile. Vemos una coreografía llena de hindú pop (cantada por la misma protagonista), mucho color en las vestimentas y un inevitable choque casual de los protagonistas como la máxima carta de presentación de la novela. Así que Tumhari Paakhi es hindú 100%.
Si bien el empaque de la novela es ''simpática'' de ver, la coreografía dura lo que tiene que durar, y todo lo que prosigue está lleno de una magia - lo de la puerta que le da los rayos de sol y los protagonistas brillan por segundos... sin verse - que solo entenderías si vienes de ver “Saras y Kumud” unas dos horas antes, la premisa de la novela no deja dudas de los hindús solo saben contar historias de amor.


Fuera de aquellos melodramas de su cine, las novelas hindús pare…

TELESERIE “ELIF” (Green Yapım 2014) – CRITICA. Por favor, ¡ Alguien llame al "Inabif"!

Cuando uno piensa en telenovelas infantiles recordamos “Luz Clarita”, “Carita de Ángel” y, por supuesto,“Carrusel”. Pero con la turca, que Latina estrena en las tardes, uno encuentra una niña llamada Elif que sufre más que Fatmagul y Sherezade juntas. 
El problema de la telenovela es que encuentras un carrusel de sufrimiento que estalla a la primera amenaza del padrastro abusador, alcohólico y apostador. Son tantas las menciones de “…te voy a matar” que fuerza todas las escenas, tanto así, que la única forma de como puedes verla, y creer esta historia, es en tono farsa.
Tanta farsa como que una niña se suba a un camión por buscar un gato y termine conociendo a su verdadero padre. Tanta farsa como que la madre enferma en vez de denunciar al marido prefiera entregar a su hija precisamente en la casa de su verdadero padre. Tanta farsa como que se pueda apostar a una niña. Tanta farsa como que los matones de barba amenacen más que el padrastro abusador. 

Pero eso sí, no es una farsa cuando…

TELESERIE “SE ROBO MI VIDA” (Pastel Film 2014) – CRITICA. Un culebrón turco

Si Feriha era una pobre que quería ser rica, Bahar es una rica que vive como pobre.SE ROBO MI VIDA” ("O Hayat Benim") es el reemplazo perfecto en el horario y la programación pragmática de Latina, canal 2. En la telenovela vemos una especie de capricho cenicientil que logra transformar a su protagonista en una víctima de la desfortuna. 
La premisa es rápida, los primeros tres minutos logran hacer que el espectador entienda la maldad del abuelo (¿otro más?) e inmediatamente después vemos que han pasado 20 años donde la pobre Bahar ha crecido entre los maltratos de la que cree su madre (poco más y la obliga a comer cucarachas) y los caprichos de la que cree su hermana (que es tan mala que se acuesta con su novio). Claro, para que la historia sea efectiva dentro de su propia farsa, Bahar es más buena que el pan.
SE ROBO MI VIDA, es una historia ligera como la propia “El secreto de Feriha”. Podemos argumentar un hilo (valga la redundancia) argumental parecido. Es esa misma dinám…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog