Ir al contenido principal

Entrada destacada

#ENTREVISTA a Brianda Riquer

Radicada en Miami y, actualmente, retirada de la actuación tuve el gusto de hacerle esta breve entrevista a Brianda Riquer quien nos comenta sobre sus gustos, su etapa en la actuación desde los nueve años en la mítica "Dos mujeres un camino" en el papel de "Anita", la hija mayor (adoptada) de los entonces protagonistas Eric Estrada y Laura Leon, ademas de todos los papeles que hizo en los Estados Unidos posteriormente en novelas grabadas en Miami. También nos cuenta sobre su blog de belleza (el cual pueden seguir en el siguiente enlace), y como siempre, al final de la entrevista se encuentran las redes sociales de la actriz para quien guste seguirla.   


ACERCA DE USTED Si le preguntara por un libro, una película y una canción ¿cuáles serían y por qué? Libro seria los 4 acuerdos.. Me parece sumamente interesante la manera en la que el narrador explica las bases para tener mejores relaciones con nosotros mismos y con los demás, viendo la sociedad desde otra perspectiva…

TELENOVELA “VALIENTE AMOR” (DEL BARRIO PRODUCCIONES 2016) – CRITICA. La ficción peruana no avanza


Al igual que la infame “Amor de Madre” la nueva producción de Michelle Alexander inicia en la provincia peruana, esta vez nos quieren hacer creer que estamos ante un trabajo más ambicioso, la escena de arranque es una vista panorámica de Macchu Picchu, el símbolo peruano para el mundo, además de otros paisajes y costumbres que se retrata en las posibilidades de su producción, si los brasileños grabaron “Rastros de Mentiras” en el Cuzco ¿Por qué nosotros no? Lamentablemente habría que decirle a la señora Alexander que Machu Picchu para la telenovela era un escenario más, con todo el lujo de la producción de Globo, pero daba igual en cierta forma si era la ciudadela o alguna pirámide maya, porque lo importante no era el lugar sino lo que pasaba ahí, en estos detalles es donde debería aprender mejor a como desarrollan los brasileños sus ficciones, no quemando las premisas y construyendo mejor las “etapas”, la característica más grande de las producciones brasileñas.

 En cambio “Valiente Amor” en su primer capítulo peco de las superficialidades de tener al alcance escenarios naturales y emblemáticos, pero aun así el campo de Cuzco se ve igual al de cualquier otra provincia peruana, mientras que el apoyo artístico no hizo sentir por ningún momento que estábamos ante gente oriunda del lugar. Todo quedo en ciertos gestos, imitando la tosquedad de las mamachas peruanas, o el dejo impostado por parte de Stephanie Orúe, que no se cansa de enseñarnos unos dientes blanquicimos y una suerte de "quechuañol". Más allá de eso Machu Picchu queda como una anécdota, como un gusto de la producción y sobre todo como para subirle el ego a la productora en cuestión.

Hasta que llegamos a la parte más crítica de la telenovela: el texto. No sé si me equivoco, pero esto yo ya lo he visto, y no una sino ciento de veces. Que de innovador para el siglo veintiuno puede ser una historia donde la cholita se enamora del blanquito? Pero estamos en un país donde consumimos unitarios frívolos como “La rosa de Guadalupe” o importamos culebrones rancios como “Simplemente María” entonces el manual de la telenovela clásica se pone sobre la mesa, por enésima vez, para recrear situaciones llenas de clichés y mensajes desfasados, y es que no puedo dejar de decirlo que en su primer capítulo Valiente Amor esta pensada de pies a cabeza como una “Simplemente María”, la telenovela peruana orgullo de hace cincuenta años.

Es muy penoso pero desde este blog no me voy a cansar de insistir que la telenovela no tiene que ser exclusivamente de amor, no tiene porque insistir en el drama de una provinciana inocente, que pierde la virginidad y queda embarazada, en plena mitad de los noventa. Ni tampoco tenemos que amexicanizar a las villanas, ya hemos visto suficiente con las repeticiones anuales de María Mercedes.  Hasta cuando vamos a tener escenas tan clichés que te pintan que tu primera vez debe ser entre fogata y lluvias “casuales”. Mientras que el racismo queda tibio, se trata de ser directo y no quedar en la mera insinuación pero siempre esta esa especie de mensaje social como lo veíamos en “Al fondo hay sitio” o algunas otras producciones pasadas como “Av. Perú” o mucho antes (y mejor) en “Que buena raza”. Y sin olvidarme que a nivel de escenografía y musicalización no has mejorado, fuera de que la producción siempre busca que su canción de entrada se convierta en “hit”, pero sigue siendo incapaz de presentarnos una entrada como cualquier otra telenovela del mundo. Y no me sorprendería tener la infaltable “bodeguita” para la publicidad.  

Da flojera seguir mencionando a tal o cual actor, sabiendo que sus intereses son los mismos que cualquier producción mediocre de televisa, no es raro la idea de presentarnos a una protagonista que interprete a madre e hija, ni tampoco tiene el suficiente oficio para pintarnos mejor el romance prohibido que se avecina en la etapa siguiente, tanta así que lo sabemos desde las promociones. No vemos un cambio en cuanto a la figura central, siguen siendo los mismos personajes “blancos” y “negros” como manda el manual de las telenovelas, la idea de un villana obsesiva con su abolengo, raza y religión no es nuevo como tampoco su look espantoso de pajarraco ajado, el tema de las disputas familiares y de hermanos, ya sea por amor o ambición es moneda de todos los días. Y peor aún el tema de la vendetta familiar. Que les aproveche a los actores jóvenes o los nuevos lanzamientos como Francesca Zignago, que solo en la ficción podría ser hija de Tula Rodríguez, que si de mal gusto nada como esa peluca que lleva encima ¿En serio es necesario que se parezca a la version vieja de Vilma de Scooby- do?. Mientras que los actores mayores deben agradecer que tengan trabajo en la televisión y es que como mensaje final sino estas en los planes de “Al fondo hay sitio” o Michelle Alexander, es imposible que salgas en la pantalla nacional. Porque para los que no lo sepan o no quieran darse cuenta el Perú es un país en donde debemos sentirnos orgullosos de hacer la nueva versión de “COLORINA”, la ficción de hace cincuenta años.

Y ya para terminar “Valiente Amor” significa en el Perú lo que “Simplemente María” en México. Aunque la mexicana nunca haría el rating que hizo la peruana en su estreno, 31 puntos de sintonía ¿En serio se los merece?¿Por qué?.

Comentarios

  1. a mi me gusta valentina y me cae bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me pasa todo lo contrario ni me gusta y menos me cae bien. Saludos.

      Eliminar
  2. yo lo amo a valentina es mi amor de mi vida .

    ResponderEliminar
  3. la mejor actriz es valentina lo hace tan natural esta bien

    ResponderEliminar
  4. deberías dar criticas constructivas buey

    ResponderEliminar
  5. Ahora que ya está dando fin. Cual sería tu impresión, Aunq era predible pero la actuación del "papá " de "Juan pedro" fue muy emotiva y parece q sintiera verdaderamente el dolor, es lo mas rescatable, tb la actuación del drogo me pareció natural bn hecha. Es mi punto d vista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los siento pero no puedo responder porque simplemente no la sigo. Aunque si me dejo guiar es por la sintonia no gusto como el trabajo anterior de Michelle Alexander, aunque claro las dos me parecen mediocres en general y espero que no ofenda a nadie.

      Eliminar
    2. ¿En serio estos comentarios no los puso Michielle Alexander o Mayimbu? No debe ofender, ni falta ser pesimista, hasta la persona con visión más optimista sobre esta miniserie opinaría igual, ¿de verdad no nos cansamos los peruanos de ver esto?. Cuando me topo con un capitulo narro lo que sucederá enseguida porque ya me se el cuento d epies a cabeza y acertar es lo más fácil.

      Eliminar
  6. que la den por el canal rcn de colombia gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Raje a primera vista: ''Tumhari Paakhi, marcada por el destino'', estos hindús si bailan

A diferencia del inicio de Saras y Kumud, almas gemelas el nuevo estreno hindú de panamericana televisión si viene acompañada de la máxima identificación narrativa de la cultura hindú (para los occidentales) desde el principio, obviamente, hablo del baile. Vemos una coreografía llena de hindú pop (cantada por la misma protagonista), mucho color en las vestimentas y un inevitable choque casual de los protagonistas como la máxima carta de presentación de la novela. Así que Tumhari Paakhi es hindú 100%.
Si bien el empaque de la novela es ''simpática'' de ver, la coreografía dura lo que tiene que durar, y todo lo que prosigue está lleno de una magia - lo de la puerta que le da los rayos de sol y los protagonistas brillan por segundos... sin verse - que solo entenderías si vienes de ver “Saras y Kumud” unas dos horas antes, la premisa de la novela no deja dudas de los hindús solo saben contar historias de amor.


Fuera de aquellos melodramas de su cine, las novelas hindús pare…

TELESERIE “ELIF” (Green Yapım 2014) – CRITICA. Por favor, ¡ Alguien llame al "Inabif"!

Cuando uno piensa en telenovelas infantiles recordamos “Luz Clarita”, “Carita de Ángel” y, por supuesto,“Carrusel”. Pero con la turca, que Latina estrena en las tardes, uno encuentra una niña llamada Elif que sufre más que Fatmagul y Sherezade juntas. 
El problema de la telenovela es que encuentras un carrusel de sufrimiento que estalla a la primera amenaza del padrastro abusador, alcohólico y apostador. Son tantas las menciones de “…te voy a matar” que fuerza todas las escenas, tanto así, que la única forma de como puedes verla, y creer esta historia, es en tono farsa.
Tanta farsa como que una niña se suba a un camión por buscar un gato y termine conociendo a su verdadero padre. Tanta farsa como que la madre enferma en vez de denunciar al marido prefiera entregar a su hija precisamente en la casa de su verdadero padre. Tanta farsa como que se pueda apostar a una niña. Tanta farsa como que los matones de barba amenacen más que el padrastro abusador. 

Pero eso sí, no es una farsa cuando…

TELESERIE “SE ROBO MI VIDA” (Pastel Film 2014) – CRITICA. Un culebrón turco

Si Feriha era una pobre que quería ser rica, Bahar es una rica que vive como pobre.SE ROBO MI VIDA” ("O Hayat Benim") es el reemplazo perfecto en el horario y la programación pragmática de Latina, canal 2. En la telenovela vemos una especie de capricho cenicientil que logra transformar a su protagonista en una víctima de la desfortuna. 
La premisa es rápida, los primeros tres minutos logran hacer que el espectador entienda la maldad del abuelo (¿otro más?) e inmediatamente después vemos que han pasado 20 años donde la pobre Bahar ha crecido entre los maltratos de la que cree su madre (poco más y la obliga a comer cucarachas) y los caprichos de la que cree su hermana (que es tan mala que se acuesta con su novio). Claro, para que la historia sea efectiva dentro de su propia farsa, Bahar es más buena que el pan.
SE ROBO MI VIDA, es una historia ligera como la propia “El secreto de Feriha”. Podemos argumentar un hilo (valga la redundancia) argumental parecido. Es esa misma dinám…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog