Ir al contenido principal

Entrada destacada

#ENTREVISTA a Kenia Gascon (@Keniagascon), reconocida actriz mexicana

Actualmente, se puede ver "Marimar", en una de sus tantas repeticiones por canal 4. Y es que la novela, protagonizada por Thalia es un clásico y un éxito hasta el día de hoy. ¿Pero que seria de esta novela sin sus recordadas villanas y sin esas escenas de gran impacto como la de la muerte de los abuelos de la protagonista?. ¿Y que serian de los villanos sin sus cómplices de maldad? Para mi ha sido una fortuna poder contactar con una de las villanas de esta historia, Antonieta. Interpretada por la actriz mexicana Kenia Gascon. Donde nos comenta sobre sus participaciones en otras recordadas novelas antes y después de "Marimar" (la cual incluye una cinta ochentera de culto protagonizada por el mismisimo David Carradine). De sus múltiples aficiones artísticas y de sus nuevos proyectos tanto en la actuación como en el mundo de las artes. Deseándole lo mejor en todo lo que realice y agradeciéndole por la gentileza que tuvo desde el primer momento en que me comunique con …

TELENOVELA “FUERZA DEL DESEO” (REDE GLOBO 2000) – Critica final de telenovela. La belleza del romanticismo clásico


Desde aquellas repeticiones de “El rey del ganado” por el cinco ¿o era el nueve?, bueno como sea, después de aquellos tiempos no me ponía a ver una telenovela brasilera tal cual debe ser (sentado frente al televisor a la misma hora todos los días “posibles”), no se trata de un estreno reciente y menos ahora que la televisión peruana ha pasado por la guillotina a la ficción brasilera, sino una producción que se emitió originalmente hace diecisiete años, en el horario de las seis de la tarde, que la pasó en su momento atv, y se ha convertido en una de las perlas (de todo un collar) de la Rede Globo “Forca de um desejo” o en español “Fuerza del deseo”, fue y seguirá siendo, una producción de primerísimo nivel, vaivenes sociales y sobre todo una historia de amor tan clásica como romántica.

LO ROSA EN LAS HISTORIAS CLÁSICAS SIEMPRE FUNCIONA



Las tramas centrales de FUERZA DEL DESEO fueron dos historias rosas más convencionales de lo aparente, el autor de la novela (Gilberto Braga) crea dos triángulos a partir de los conflictos sociales de la época donde Brasil era colonia del imperio Portugués, usando a la mujer desde el punto de vista del prejuicio social, la primera es una cortesana (Esther DeLamare) y la otra mientras pasan los capitulos, descubrimos que es una esclava blanca (Olivia); mientras que sus protagonistas son aristócratas (Ignacio Sobral) y burgueses profesionales (Mariano).

Son dos lados de la moneda tan clásicos como el joven de la casa de los ricos y la sirvienta cenicienta en las telenovelas rosas mexicanas que hemos visto (y seguimos viendo) hasta el hartazgo.

A partir de este hecho elucubra dos clases de villanos prototípicos que funcionaron bien como obstáculo de las parejas, por un lado el del padre estricto que se enamora de la amante del hijo y por otro el del amo obsesionado por someter “sexualmente” a la esclava blanca.

De ahí en adelante nace el culebrón.

IGNACIO – ESTHER – ENRIQUE

En el caso del triángulo central, es cuando Esther convive con padre e hijo donde nace la tensión de saber a qué punto podrán resistir “la fuerza de su deseo” pero el guion no se conforma con que el barón Enrique Sobral sea un impedimento tácito sino que da un giro cuando se descubre que seguía siendo un hombre egoísta, que los manipulaba a ambos, con tal de no perder a la mujer.

A diferencia de la turca “Amor prohibido” donde el tío se entera en la última escena, del último capítulo, de los cuernos que le ponían, en esta telenovela se opta por un desenlace menos efectivo pero si más “realista” a las expectativas del televidente; puesto que tanto las tretas del engaño como el final del barón siendo rechazado por el primogénito y la esposa no solo sirvieron como giro de guion, sino también para prolongar la trama de la historia creando un nuevo misterio alrededor de su asesinato.

De la química de los protagónicos de Malu Mader y Fabio Asuncao prende todo el amor que trasmiten en la pantalla prolongándose su romance como pareja televisiva en posteriores producciones brasileñas; en Fuerza del deseo los dos lucen bien en lo estético, que se eleva por la caracterización del melodrama regalándonos momentos de fotografía bien logrados, las imposibilidades que sortean ambos no son enredos del otro mundo sino más bien una escalera bien construida donde, entre otras cosas, se vieron: las artimañas de la abuela del inicio, matrimonios forzados al medio y una parada a la cárcel junto con el sempiterno juicio en el tramo final.

Todo sea en nombre de impedir el amor de los protagonistas que al final, como buena historia rosa, terminan juntos felices y con aviso de hijo.



MARIANO – OLIVIA – HIGINIO

En el caso de Olivia se nota más que estaba a la sombra de la protagonista, si bien es cierto lo suyo fue más un tira y afloja muchas veces más irrisorias de lo permitido su papel más que nada se empeñaba en ridiculizar al villano central Higinio Ventura que ya de por si se nos presentaba cuadrado en la mayoría de sus actitudes (como su hipocondrismo casi caricaturesco) y plano en sus ambiciones (la obsesión por superar a Enrique Sobral se remastico demasiado).

Olivia logra menos momentos románticos a cambio de una figura donde el nivel del escote resaltaba más por lo pobre de la vestimenta (aunque no tanto como el escote de Giomar). Mientras que su romance con Mariano era a todas luces mucho mas pasional. La complicidad de ambos, como los dos amigos de los protagonistas, restó importancia al hecho de estar juntos sino más bien todo termina cayendo por gravedad de guion. Tantos intentos de huidas como fracasos los arrinconó al segundo plano viéndose más atractivo la fuerza interpretativa de la actriz Claudia Abreu con otros personajes como Idalina, cuando le tiene que parar el macho; o la misma Bárbara, en un momento de empatía pura. Y por supuesto, no se puede dejar de mencionar, esas farsas  comicas y continuas por salvaguardar su “virginidad”.

Para terminar es curioso el tema del amor en la telenovela porque busca credibilidad dentro de su argumento saliendose del mero folletin de amas de casa al ser una lucha constante de clases sociales y a la vez demuestra que lo rosa en las telenovelas clásicas siempre funciona.


LOS SECUNDARIOS, LO CÓMICO Y LOS NEGROS

Al igual que la mayoría de telenovelas, brasileñas o no, el trabajo de los secundarios es “rellenar” en buena parte tramas, valga la redundancia, secundarias a la historia central. En este sentido las villanías se prestaban para la intrigas de Alicia, los chantajes de Idalina o, en su defecto, ver al caporal sometiendo a los esclavos negros. 

Gilberto Braga acierta en presentar una villana antigua,  muy conservadora y que es la clásica vieja que se da golpes de pecho pero es capaz de robar las limosnas de la iglesia. El apellido sirve para reflejar un personaje banal, típico aristócrata en decadencia, que solo se preocupa por lo que digan y sobre todo obsesionado por el dinero. En pocas palabras  Idalina Meneses de Alburquerque es la abuela bruja de toda telenovela.

Además, en una época donde el machismo era imperante fue sobresalientemente comico ver la forma en como sometía Idalina a su esposo Leopoldo, humillándolo de distintas maneras.


Alicia Ventura es una villana igual de estereotipada, superficial y egoísta que crece a la sombra de Idalina, se hace cómplice de sus planes maquiavélicos y manipula al hermano menor. Tiene momentos de brillantez y por un momento el personaje es humanizado cuando  nos enteramos que sabe la verdad de su nacimiento (rompiendo un cliche en las telenovelas). Alicia Ventura termina dejando la sensación que lo que más reclamaba era amor, y no precisamente la de Ignacio.

El acierto más grande es que ambas son personajes despreciables, no siempre se salían con la suya y finalmente el destino es el mismo: la cárcel.

Aparte de los villanos tenemos otros convencionalismos en este tipo de historias como la modosidad extrema en el caso Juliana, un personaje soso y aburrido como Abelardo o el infaltable buen amigo Trajano. Lo curioso de todo es que también vemos en cada uno de estos personajes el tema del amor frustrado, porque Trajano quiere a Juliana, ella a su vez quiere a Abelardo, mientras que el desea  a Alicia. A tal grado que ninguno sospecha de lo que siente el otro, casos típicos que solo se dan en las telenovelas.

En buena gana es lo más rutinario de la telenovela pero el autor al final le da a cada uno un momento de brillantez para el aplauso, porque finalmente es Juliana quien desenmascara a Alicia y es Abelardo quien termina seduciéndola para liberar a Esther. A trajano le toca un premio de consolación conociendo, lo que suponemos, será una futura pareja.


No puedo dejar de mencionar la comedia en la historia, si bien es cierto esta telenovela careció del elemento “gay cómico” tan característico de los brasileños (como el recordado Jose Maria de  Xica Da Silva) los intentos de llamar la atención de Giomar y Bartolomeo así como esas ocasionales peleas con Clara termino siendo un sketch de pareja cómica y se vio como una farsa simpática de ver y seguir, además de que en buena medida se ridiculizaba a la clase aristócrata de doble moral y prejuiciosa.

Mientras que el liberalismo del periodismo sirve como mensaje en contra de la esclavitud de la época.
Ya la comedia se convertía en ridiculez  absoluta con Bárbara Ventura, era la huachafada en persona y la parodia de la clase popular que haciende socialmente. Aunque al final se le reserva el papel de la villana principal como giro absoluto de la historia.


Y, finalmente, si hablamos del otro tema que “superficialmente” se tocó debemos referirnos al del drama de los negros en las haciendas. Sin tocar fibra de una revolución la telenovela colabora poniéndonos en la situación de dos negros liberados, en Jesús vemos a un hombre que prácticamente se frustra porque a pesar de ser libre y del talento que muestra no encuentra trabajo por su color de piel, mientras que Lucia es la típica mulata sobresexuada que como un guiño quiere emular/parodiar a Xica da Silva, sin olvidar que buena parte de la comedia de la telenovela vino de sus locuras.

Convirtiendo el drama de los negros esclavos en un reflejo social, tan duro por el trabajo en las haciendas, los castigos en “el tronco”, ver como se les vendía en mercados o ser capturados por los piratas de la época. Algo que en el Perú también se ha reflejo con el drama de la corriente del indigenismo andino con Cesar Vallejo o del gamonalismo con López Albujar en “Matalache”. Lamentablemente la televisión peruana siempre ha menospreciado estas historias y nunca ha hecho el intento de una adaptación.   



PALABRAS FINALES: UNA SUPERPRODUCCIÓN BRASILEÑA PARA EL RECUERDO


¿Son los brasileños los mejores productores de ficción seriada de la región? Sí, no solo basta con tener un presupuesto sino también el material humano detrás de las cámaras, en este caso la historia refleja la sensibilidad de los autores desde la introducción hasta el decorado de cada escenografía. El trabajo en producción es “discreto” pero logra escenas de impacto como la muerte del barón donde mientras la sangre se esparcía en el suelo la escena se dramatiza con el llanto de Abelardo.

Otros detalles como el montaje, o la recreación de las ciudad se ve al mismo nivel artesanal de telenovelas clásicas como "Xica" o "Doña Bella", se hablaba mucho de la corte pero el presupuesto no fue mucho mas allá de la mención del lugar. Los vestuarios colaboraron, mientras que la iluminación fue un clavo que nunca me pude sacar, a pesar de que nunca se vio tan oscura como telenovelas mas recientes, y con mucho mas presuspuesto, como  "Preciosa Perla".

La música incidental es una consentida de los momentos cumbres, pero también se puede escuchar temas mas populares y, especialmente, los tambores africanos. 

No evita el típico recurso de telenovela de jugar al misterio, otros clichés son usar el embarazo como arma femenina de retención marital, o que un par de personajes no sean hijos legítimos. Pero también pone sobre la mesa la sugerencia de un incesto o las violaciones a las mujeres negras.

Lo que más fuerza a nivel de guion es el embarazo de Alicia, convirtiendo la escena en un desfile de candidatos a padre, pero al final da un giro sorprendente al descubrir que es Abelardo el verdadero padre. Aquí vemos resaltar otra de las escenas claves de la telenovela cuando Alicia confiesa el engaño, y el ingenio de los brasileños para procurar que todo sea importante.

La telenovela procura siempre que todo se deje llevar por el recurso de las intrigas, que sea el final un juicio público es un escenario común, pero siempre efectivo a la hora de rematar el suspenso. Fue consecuente consigo  misma porque al final los villanos terminan pagando de una manera que sabe a venganza poetica, el esclavo da muerte al “amo”, el discurso a la abolición de la esclavitud es un compromiso dentro de la historia misma y una promesa para el Brasil del futuro, como la última frase de Olivia recita, mientras que la pareja central ve triunfar su amor en una imagen a contraluz típica de un final de folletín.

Al final “Fuerza del deseo” es, como lo vimos en la introducción, una lucha por romper las cadenas de la esclavitud y un óleo de dos jóvenes enamorados en un cuadro. Final para el recuerdo. 



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Raje a primera vista: ''Tumhari Paakhi, marcada por el destino'', estos hindús si bailan

A diferencia del inicio de Saras y Kumud, almas gemelas el nuevo estreno hindú de panamericana televisión si viene acompañada de la máxima identificación narrativa de la cultura hindú (para los occidentales) desde el principio, obviamente, hablo del baile. Vemos una coreografía llena de hindú pop (cantada por la misma protagonista), mucho color en las vestimentas y un inevitable choque casual de los protagonistas como la máxima carta de presentación de la novela. Así que Tumhari Paakhi es hindú 100%.
Si bien el empaque de la novela es ''simpática'' de ver, la coreografía dura lo que tiene que durar, y todo lo que prosigue está lleno de una magia - lo de la puerta que le da los rayos de sol y los protagonistas brillan por segundos... sin verse - que solo entenderías si vienes de ver “Saras y Kumud” unas dos horas antes, la premisa de la novela no deja dudas de los hindús solo saben contar historias de amor.


Fuera de aquellos melodramas de su cine, las novelas hindús pare…

TELESERIE “ELIF” (Green Yapım 2014) – CRITICA. Por favor, ¡ Alguien llame al "Inabif"!

Cuando uno piensa en telenovelas infantiles recordamos “Luz Clarita”, “Carita de Ángel” y, por supuesto,“Carrusel”. Pero con la turca, que Latina estrena en las tardes, uno encuentra una niña llamada Elif que sufre más que Fatmagul y Sherezade juntas. 
El problema de la telenovela es que encuentras un carrusel de sufrimiento que estalla a la primera amenaza del padrastro abusador, alcohólico y apostador. Son tantas las menciones de “…te voy a matar” que fuerza todas las escenas, tanto así, que la única forma de como puedes verla, y creer esta historia, es en tono farsa.
Tanta farsa como que una niña se suba a un camión por buscar un gato y termine conociendo a su verdadero padre. Tanta farsa como que la madre enferma en vez de denunciar al marido prefiera entregar a su hija precisamente en la casa de su verdadero padre. Tanta farsa como que se pueda apostar a una niña. Tanta farsa como que los matones de barba amenacen más que el padrastro abusador. 

Pero eso sí, no es una farsa cuando…

TELESERIE “SE ROBO MI VIDA” (Pastel Film 2014) – CRITICA. Un culebrón turco

Si Feriha era una pobre que quería ser rica, Bahar es una rica que vive como pobre.SE ROBO MI VIDA” ("O Hayat Benim") es el reemplazo perfecto en el horario y la programación pragmática de Latina, canal 2. En la telenovela vemos una especie de capricho cenicientil que logra transformar a su protagonista en una víctima de la desfortuna. 
La premisa es rápida, los primeros tres minutos logran hacer que el espectador entienda la maldad del abuelo (¿otro más?) e inmediatamente después vemos que han pasado 20 años donde la pobre Bahar ha crecido entre los maltratos de la que cree su madre (poco más y la obliga a comer cucarachas) y los caprichos de la que cree su hermana (que es tan mala que se acuesta con su novio). Claro, para que la historia sea efectiva dentro de su propia farsa, Bahar es más buena que el pan.
SE ROBO MI VIDA, es una historia ligera como la propia “El secreto de Feriha”. Podemos argumentar un hilo (valga la redundancia) argumental parecido. Es esa misma dinám…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog