Ir al contenido principal

Entrada destacada

#ENTREVISTA a Kenia Gascon (@Keniagascon), reconocida actriz mexicana

Actualmente, se puede ver "Marimar", en una de sus tantas repeticiones por canal 4. Y es que la novela, protagonizada por Thalia es un clásico y un éxito hasta el día de hoy. ¿Pero que seria de esta novela sin sus recordadas villanas y sin esas escenas de gran impacto como la de la muerte de los abuelos de la protagonista?. ¿Y que serian de los villanos sin sus cómplices de maldad? Para mi ha sido una fortuna poder contactar con una de las villanas de esta historia, Antonieta. Interpretada por la actriz mexicana Kenia Gascon. Donde nos comenta sobre sus participaciones en otras recordadas novelas antes y después de "Marimar" (la cual incluye una cinta ochentera de culto protagonizada por el mismisimo David Carradine). De sus múltiples aficiones artísticas y de sus nuevos proyectos tanto en la actuación como en el mundo de las artes. Deseándole lo mejor en todo lo que realice y agradeciéndole por la gentileza que tuvo desde el primer momento en que me comunique con …

LA PREGUNTA: ¿Por qué las telenovelas de Thalía son tan exitosas?


Esta semana el canal tlnovelas, perteneciente al grupo televisa, estreno (si así se puede considerar)  la enésima repetición de “María Mercedes”. Lo más curioso es que antes de este “estreno”, el canal decidió cortar la telenovela anterior, “Primer amor”; entiéndase que la necesidad de un canal de cable debería ser distinta al de la señal abierta si el caso fuera la baja sintonía, pero por razones “x” se dio así. Otro asunto es el status de las telenovelas de Thalía en países como el nuestro, donde, por ejemplo, paso sin pena ni gloria “El hotel de los secretos”, una de las propuestas estelares de este año de televisa, y que salió del aire a la semana en un horario totalmente permisivo como son las mañanas, a pesar de eso, lo termina sustituyendo un unitario llamado “La rosa de Guadalupe”, que ya se trasmite por las tardes, no una sino dos veces con relativo éxito, y que por default es el relleno en la programación de americatv (incluso ahora por encima de “el chavo del 8”). ¿Pero qué hubiera pasado si en su lugar alguna telenovela de Thalía, apellídese “del barrio”, “del mar” o la “del mercedes”, se hubiera repuesto? Lo más seguro es, que como todas las veces anteriores, hubiera llegado a los diez puntos de rating.

A tal caso una de las razones más poderosas de este éxito descomunal se deba a esa nostalgia noventera de la que gozan las telenovelas mexicanas, dejando un lado el factor “Thalía” centrémonos en los guiones casi monopolizados de la actriz, completos mamarrachos de niveles circenses pero totalmente irresistibles del cual cada generación tiene derecho a gozar. Eran los noventa y la formula funcionaba, además que el training de las telenovelas de Thalía son únicos e irrepetibles. No hay que olvidar que las telenovelas de Thalía, todas, son refritos de algun folletín de Ines Rodena, siendo el caso más conocido el de “Los ricos también lloran” (otra con mucho pan por rebanar para otro momento). Hoy en día en asunto es distinto, por eso productores como Emilio Larrosa, Salvador Mejía o Juan Osorio, que se quedaron en los noventa, han visto fracasar varias telenovelas con este mismo guion.

Otro punto a favor es el molde villana desbordada. En “María Mercedes” el plus lo daba la hermana, Laura Zapata, interpretando un rol para el que nació y con el que morirá. En “MariMar” el asunto no es tan distinto, solo que en esa ocasión Chantal Andere procura ser una villana un poco más elegante. Mientras que en “María la del barrio” tenemos a Itati Cantoral y su “Soraya Montenegro”, icono noventero y casi indestructible. En más de una ocasión las villanas de las telenovelas de Thalía le roban protagonismo, y eso siempre gusta. Además, todas las  frases (ofensivas) que soltaban se han convertido en muletillas del colectivo popular. “Maldita billetera”, “Maldita lisiada”, entre muchas más.

El caso de los galanes en las telenovelas de Thalía es distinto, un poco se dejan llevar por la historia, que para efecto es casi de molde; por ahí las actuaciones de Peniche, Capetillo y Colunga las podríamos definir como románticas, tropicales y totalmente pasionales, respectivamente. En los tres casos la actriz logra una química envidiable; y que con el registro actoral de cada actor, su cuento de amor siempre pasa por etapas de desilusión, acoso e, incluso,  la locura. Los galanes en las telenovelas de Thalía son tres efectivas parejas (maduras) con ciertos toques personales (Colunga, era alcohólico; a Peniche, le mataron a la novia; y Capetillo, odiaba a su familia) que siempre se casaron por obligación, pero que al final se terminan enamorando.

Por otro lado tenemos las argucias del guion. Es fácil recordar la trama de cualquier telenovela de Thalía, solo basta en saber que será pobre y comenzara con algún oficio muy popular como vender billetes de lotería o ser recicladora (haya en México “pepenador”). Después, ya sea por adopción o porque se encontró con su padre millonario, se volverá culta y elegante. En este punto también encontramos escenas emblemáticas, son aquellas en las que la actriz tendrá que demostrar todo su dominio histriónico para: Gritar en una obra de teatro, saltar de la mesa, agarrarse de las mechas o humillarse de rodillas y recoger una “joyas” con la boca en pleno barro, y un largo etc. En medio pasara por el manicomio o la cárcel. Quien no recuerda algunas de estas escenas.

Pero si de cosas locas mencionamos, quizás, lo más recordado sea el tono violento que adquieren las telenovelas de Thalía, y si de violencia hablamos, ninguna escena como la del ataque a la maldita lisiada y el apuñalamiento con las tijeras a “nandito”. Hoy en día un viral de internet.



Ya he hablado del argumento, los villanos, los galanes, y el guion, pero ¿Qué tal actúa Thalía?, ¿actúa? O todo le salía natural en ese momento. “Las tres Marías” que interpreto Thalía son un poco más de lo mismo, a pesar de eso, cada una es reconocible, y sobre todo, la personificación es cultura popular. Y ahí radica el éxito verdadero de su etapa como actriz. Cuántas veces hemos visto actrices encasilladas y que terminan cansando, como el caso reciente de Victoria Ruffo en “Las Amazonas”; otro asunto es que Thalía se retiró en una etapa adecuada, cuando las telenovelas mexicanas eran sinónimos de circo callejero; y ya para terminar, no hay que olvidar que la mujer además de “actuar” también cantaba sus temas de entrada, que a esta alturas se han convertido en hits musicales. Por ahí hay el rumor de que la actriz desea regresar, ¿para qué? Si la veo todos los años, yo mejor me quedo con las repeticiones de sus telenovelas ¿o no?.    

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Raje a primera vista: ''Tumhari Paakhi, marcada por el destino'', estos hindús si bailan

A diferencia del inicio de Saras y Kumud, almas gemelas el nuevo estreno hindú de panamericana televisión si viene acompañada de la máxima identificación narrativa de la cultura hindú (para los occidentales) desde el principio, obviamente, hablo del baile. Vemos una coreografía llena de hindú pop (cantada por la misma protagonista), mucho color en las vestimentas y un inevitable choque casual de los protagonistas como la máxima carta de presentación de la novela. Así que Tumhari Paakhi es hindú 100%.
Si bien el empaque de la novela es ''simpática'' de ver, la coreografía dura lo que tiene que durar, y todo lo que prosigue está lleno de una magia - lo de la puerta que le da los rayos de sol y los protagonistas brillan por segundos... sin verse - que solo entenderías si vienes de ver “Saras y Kumud” unas dos horas antes, la premisa de la novela no deja dudas de los hindús solo saben contar historias de amor.


Fuera de aquellos melodramas de su cine, las novelas hindús pare…

TELESERIE “ELIF” (Green Yapım 2014) – CRITICA. Por favor, ¡ Alguien llame al "Inabif"!

Cuando uno piensa en telenovelas infantiles recordamos “Luz Clarita”, “Carita de Ángel” y, por supuesto,“Carrusel”. Pero con la turca, que Latina estrena en las tardes, uno encuentra una niña llamada Elif que sufre más que Fatmagul y Sherezade juntas. 
El problema de la telenovela es que encuentras un carrusel de sufrimiento que estalla a la primera amenaza del padrastro abusador, alcohólico y apostador. Son tantas las menciones de “…te voy a matar” que fuerza todas las escenas, tanto así, que la única forma de como puedes verla, y creer esta historia, es en tono farsa.
Tanta farsa como que una niña se suba a un camión por buscar un gato y termine conociendo a su verdadero padre. Tanta farsa como que la madre enferma en vez de denunciar al marido prefiera entregar a su hija precisamente en la casa de su verdadero padre. Tanta farsa como que se pueda apostar a una niña. Tanta farsa como que los matones de barba amenacen más que el padrastro abusador. 

Pero eso sí, no es una farsa cuando…

TELESERIE “SE ROBO MI VIDA” (Pastel Film 2014) – CRITICA. Un culebrón turco

Si Feriha era una pobre que quería ser rica, Bahar es una rica que vive como pobre.SE ROBO MI VIDA” ("O Hayat Benim") es el reemplazo perfecto en el horario y la programación pragmática de Latina, canal 2. En la telenovela vemos una especie de capricho cenicientil que logra transformar a su protagonista en una víctima de la desfortuna. 
La premisa es rápida, los primeros tres minutos logran hacer que el espectador entienda la maldad del abuelo (¿otro más?) e inmediatamente después vemos que han pasado 20 años donde la pobre Bahar ha crecido entre los maltratos de la que cree su madre (poco más y la obliga a comer cucarachas) y los caprichos de la que cree su hermana (que es tan mala que se acuesta con su novio). Claro, para que la historia sea efectiva dentro de su propia farsa, Bahar es más buena que el pan.
SE ROBO MI VIDA, es una historia ligera como la propia “El secreto de Feriha”. Podemos argumentar un hilo (valga la redundancia) argumental parecido. Es esa misma dinám…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered by Jasper Roberts - Blog